Visa presenta pulsera para agilizar pagos en los Juegos Olímpicos 2016

Visa presenta pulsera para agilizar pagos en los Juegos Olímpicos 2016

por

En asociación con el banco brasileño Bradesco, la compañía financiera anunció la introducción de pagos mediante dispositivos wearables NFC.

Los Juegos Olímpicos Río 2016 están a pocas semanas de comenzar y hay quienes además de los atletas se están preparando para el evento principal del año. Visa y el banco brasileño Bradesco dieron a conocer la introducción de un dispositivo wearable que facilitará y agilizará el proceso de compra mediante la tecnología NFC.

La llamada Pulsera Bradesco Visa forma parte de un proyecto piloto con el que Visa y Bradesco pretenden introducir a los asistentes del evento a la tecnología de pagos wearable con un dispositivo moderno con el logo de los Juegos Olímpicos 2016 que combina tecnología y moda, además de adaptarse a un estilo de vida deportivo.

Los aficionados al deporte olímpico que participarán en la prueba podrán realizar pagos simplemente deslizando, tocando, introduciendo o haciendo clic en más de un millón de terminales con lectores NFC, cuatro mil de ellas repartidas en diferentes puntos de venta ubicados en el Parque Olímpico.

La pulsera de pagos con estilo, también resistente a la transpiración y al agua salada, estará acompañada de una aplicación que permitirá al usuario verificar su historial de transacciones, ver su saldo, bloquear el dispositivo en caso de emergencia por robo o extravío y cargar fondos en la tarjeta prepagada.

Ya que el principal objetivo de la Pulsera Bradesco Visa es agilizar los pagos durante el evento deportivo más importante del año, gracias al aprovechamiento de la tecnología NFC, las compras con un valor menor a R$50 reales brasileños (aproximadamente US$15 dólares), no requerirán un código PIN, un método de protección para compras de valor superior.

Con la introducción de este sistema de pagos wearable, Visa y Bradesco buscan ofrecer una experiencia innovadora para realizar pagos, no sólo durante los Juegos Olímpicos Río 2016, pues la prueba piloto servirá para desplegar estas pulseras a gran escala en un país donde los consumidores buscan nuevas maneras de agilizar sus actividades cotidianas.