Supercomputadora Watson de IBM fue clave en caso de leucemia en Japón

Supercomputadora Watson de IBM fue clave en caso de leucemia en Japón

El sistema de inteligencia artificial de IBM permitió definir un nuevo tratamiento que terminó con el alta de una paciente.

El avance en la inteligencia artificial, por más superficial que se pueda analizar hoy en día, demuestra con cierta regularidad que su importancia en el beneficio dela vida de las personas es notorio, logrando marcar hitos hasta en la investigación de enfermedades complejas como la leucemia, cuya extraña variante fue detectada por la supercomputadora de IBM, Watson.

Según Japantimes, el caso ocurrió en Tokio, Japón, luego de que médicos de la universidad de dicha ciudad informaran que el sistema de la compañía norteamericana diagnosticó y colaboró en el tratamiento de un tipo particular del cáncer hematológico en una mujer de 60 años, la cual previamente estaba siendo sometida a una terapia que tenía un lento progreso.

Los doctores estaban extrañados con este fenómeno, ya que en un comienzo habían detectado que se trataba de una leucemia mieloide aguda, que se caracteriza por el rápido crecimiento de células blancas anormales en la sangre. A pesar de que la quimioterapia a la que fue sometida fue un éxito, los resultados del tratamiento completo no eran los esperados.

Fue entonces que decidieron estudiar el caso con Watson, en el que ingresaron los datos de la paciente para que el sistema los combinara con la información que disponía, en la que se consideraba decenas de millones de documentos sobre oncología y otros contenidos vinculados a la leucemia, los que fueron dispuestos por institutos de investigación internacional.

Tras el análisis de la máquina, se concluyó que la enfermedad se trataba en realidad de una leucemia secundaria rara, causada por síndromes mielodisplásicos, que corresponde a un grupo de enfermedades en las que la médula ósea produce pocas células sanguíneas. Ante este nuevo diagnóstico, los doctores cambiaron la terapia de la paciente y así lograron que pudiese progresar en su tratamiento y finalmente recibir el alta.

Queda en evidencia la importancia de Watson en la resolución de este caso, y más si se considera que al sistema solo le bastaron 10 minutos para hacer el análisis, mientras que a los expertos les tomó cerca de dos semanas para poder examinar completo el caso.

Un hito importante y del cual esperamos que, a lo menos, en el corto plazo, podamos ver este tipo de tecnología en los centros hospitalarios.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.