Qué salió mal con The Killing Joke [FW Opinión]

Qué salió mal con The Killing Joke [FW Opinión]

Vimos The Killing Joke y llega el momento de cuestionar este embrollo.

ALERTA SPOILER: si no han visto la película o leído la novela gráfica original de The Killing Joke recomendamos discreción en la lectura de esta nota de opinión, ya que toma como referente detalles de la trama cruciales para amarla, u odiarla.

A tres décadas de su publicación original The Killing Joke se las ha arreglado para convertirse en una obra de culto para los amantes de las historietas y el caballero oscuro.  Durante muchos años, al igual que The Dark Knight Returns, se consideró a esta historia de Alan Moore como un material imposible de adaptar para el cine sin transgredir en el proceso las convenciones de esta clase de cintas, que se habían distinguido por mantenerse en un margen lejos de cualquier controversia seria.

Con ambas novelas gráficas las alternativas eran sólo dos: respetar el material original y lograr algo perturbador que marcar un precedente, o alterar, mezclar y rebajar todo para darle un tono más amigable, “justificable” y convencional. Con Batman V Superman: Dawn of Justice ya observamos qué fue lo que sucedió y ahora toca el turno de disertar el resultado de esta cinta animada.

Hemos visto The Killing Joke, y la experiencia, debemos admitirlo, fue un tanto desconcertante, ya que la mezcla de aciertos y atrevimientos es casi tan densa como la serie de fallos que encontramos regados a lo largo de toda la producción y que frustran.

En el balance final el espectador tendrá el veredicto definitivo sobre qué tan buena es The Killing Joke, pero aquí hemos decidido enumerar algunos factores que consideramos que no funcionaron, o que salieron mal, alejando a la película de lo que pudo haber sido:

El momento a veces lo es todo

The Killing Joke a la par que ha tomado su estatus de culto también ha ido atrayendo una importante cantidad de detractores, en razón de la crudeza de su trama y el abordaje con el que relata el destino del personaje de Bárbara Gordon en su historia. Donde la violencia y el abuso son relatados con un tacto irregular, a veces muy explícito a veces insinuado, para dejar en claro la intención de contar una historia de tensión extrema.

DC ha logrado una reputación admirable en el terreno de sus adaptaciones animadas, superando incluso a sus versiones con actores reales, pero The Killing Joke nos da la sensación de que se estrenó demasiado tarde; lejos de los días de hype y gloria detonados por la trilogía de Christopher Nolan, y en un momento donde la agenda social condena de manera activa (y con cierta razón) el abordaje con el que se ha narrado esta trama.

La expresión estética de este tipo de actos causa incomodidad en el espectador, lo que es un logro, al sacudir e impresionar, pero también altera a otros en direcciones tal vez no intencionadas.

El intento por actualizar y dimensionar los elementos sexistas terminaron dificultando la experiencia de The Killing Joke, a la par que le arrancó parte de su vigencia, perteneciente a un contexto de hace tres décadas.

El cuestionable relleno inicial

La película se estrenó en la Comic-Con de San Diego e inmediatamente provocó una reacción bastante dividida entre los espectadores, donde la segunda mitad de la cinta, la que realmente se centra en adaptar The Killing Joke, fue alabada como un intenso tributo, minuciosamente fiel al material original, que logra revivir esa sensación particular de leer por primera vez esta novela gráfica.

Pero a su vez muchos reaccionaron de manera bastante negativa ante el prologo de la primera parte, que se siente forzado, mal logrado e innecesario, en el mejor de los casos. Resultando tan malo que probablemente fastidia la experiencia integral del filme, para terminar como algo mucho menos agradable de lo que pudo haber sido. No podríamos estar más de acuerdo.

Brian Azzarello, guionista de esta adaptación salió rápidamente a justificar los movimientos implementados en su libreto, argumentando que buscaba darle mayor peso, dimensión y contexto a la historia de Bárbara, pero al final creemos que resultó contraproducente.

El panel de la Comic-Con resultó también un momento incómodo, y hasta desastroso, donde los huecos en la adaptación y el cambio en el matiz de la historia no pasó inadvertido para los fans, dejando esta impresión de que no dejó a todos satisfechos. Sólo a quienes estaban dispuestos a ignorar todo excepto los últimos 45 minutos de the Killing Joke.

La animación irregular

The Killing Joke fue pensada como una película animada lanzada directamente a video para su distribución física y digital, sin embargo de último minuto Warner decidió apostar por un estreno comercial limitado en algunas salas selectas de cine, lo cual tal vez no fue una idea tan buena.

El problema de proyectar esta cinta en una pantalla enorme es que se vuelven notorias las deficiencias en la calidad de la animación en diversas escenas, donde el detallado de algunos escenarios e incluso los movimientos de los personajes lucen reducidos al mínimo necesario.

Desde el momento del lanzamiento del primer avance de la cinta las críticas ya iban enfocadas a los malos valores de producción en la animación, y esa nota negativa se vuelve patente en toda la película.

Esa escena

Desde el momento mismo en que se filtró la existencia de una secuencia donde Batman y Batgirl tienen sexo se detonó una fuerte controversia. No por la propia escena, sino por las consecuencias que implicaba para la trama este antecedente.

Ya que The Killing Joke alteró su planteamiento con ese prólogo, y pasó de ser una historia extrema, sobre una psicópata que busca comprobar que basta tener un día malo para volverse loco a ser ahora un relato de venganza, impulsada por una agresión física contra la pareja sexual del héroe.

Los chicos de The Mary Sue tienen un extenso ensayo sobre el asunto que no deberían perderse. A final de cuentas esta escena terminó destruyendo más al personaje en lugar de darle profundidad.

El destino de The Killing Joke

The Killing Joke ha pasado a la historia como la primera película de esta línea animada de Warner que recibe una clasificación exclusiva para adultas. El resultado y la aceptación del público podrá haber sido irregular, pero puede representar el primer paso hacia una nueva era de producciones animadas más atrevidas con los personajes de DC.

Con todos estos puntos inferiores, The Killing Joke es una experiencia necesaria, que cada interesado debería ver para formarse un juicio personal.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.