Marina de EE.UU. enseñará a sus soldados a no depender del smartphone

Marina de EE.UU. enseñará a sus soldados a no depender del smartphone

El smartphone es una herramienta productiva, pero también un radar involuntario.

El smartphone es tal vez el dispositivo más definitorio del siglo XXI. Se trata de una herramienta de gran capacidad para actividades productivas y de entretenimiento, pero también funciona como un arma de doble filo. Ya sea que  el FBI realice actividades de espionaje con ellos o que se delate de manera intencionada la posición oculta de un operativo militar por las señales que emiten.

Este último escenario es un problema actual que intenta resolver el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, en donde la mejor solución que han encontrado es volver a lo básico y obligar a sus soldados a que dejen de usar su smartphone. Así lo ha revelado el General Robert B. Neller, alto mando de la corporación, durante su conferencia The Future of Expeditionary Warfare.

Pero la principal preocupación de la Marina con respecto a los smartphones, son los avances actuales en el desarrollo de radares y lectores de espectro electromagnético, donde la señal del teléfono, y particularmente del GPS es capaz de delatar con precisión la ubicación de cualquier soldado. Algo indeseado en caso de una misión militar:

Probamos un radar en nuestras propias instalaciones de las Marine Expeditionary Forces (MEF),  ¿y cuál creen que fue el sitio que emanó más señales detectadas por el radar? las habitaciones de acuartelamiento, porque todos tenían encendido su smartphone.

Para combatir esta situación de vulnerabilidad ahora los soldados reciben adiestramiento de la vieja escuela, donde aprenden a navegar con las estrellas, sin depender ya de un GPS.

Es una situación paradójica pero aparentemente necesaria para las fuerzas militares.

Es muy probable que a Apple no le guste esto.