Marco Enríquez-Ominami responde nuestro Cuestionario Tech

Marco Enríquez-Ominami responde nuestro Cuestionario Tech

El líder del PRO convertiría en robot a los hermanos Sebastián y José Piñera y habla de su visión de la tecnología y la ciencia en Chile.

Comienza agosto, el mes dónde los gatos se toman la agenda y dónde los “tatitas” corren desesperados para alcanzar septiembre, pero nosotros seguimos firmes junto al pueblo y presentamos nuestra sexta entrevista del ya auto-denominado clásico #CuestionarioTECH.

Y en esta oportunidad nos acompaña Marco Enríquez-Ominami, destacado político chileno, candidato presidencial en 2009 y en 2013, fundador del PRO, ex diputado por el PS, y cineasta creador de piezas como las películas “Bienvenida Casandra” y “Mansacue” y la serie de TV “La Vida es una lotería”.

Bueno Marco, hoy queremos conocer tu veta tecnológica. Qué comience la función, qué salgan las preguntas al proscenio, luces, cámara…acción!!

– ¿Cuál fue el primer acercamiento que tuviste con la tecnología?

MEO: Tempranamente tuve relación con ella. En el exilio en Francia en los años 80 se creó un sistema de conexión online dentro de todo París. Una suerte de Internet que se llamaba “Minitel”. Eso estaba en el hogar de cada uno.

– Película de ciencia ficción favorita

MEO: Blade Runner. No solo es un gran guión, sino que está bien filmada.

-Tengo un pasaje gratis para la máquina del tiempo. Súbete y dime a qué época quieres viajar y por qué?

MEO: La adolescencia. Poder vivirla de otro modo ahora con más experiencia.

-Si pudieras convertir a alguien en robot y pudieras programarlo para que fuera tu asistente. ¿A quién elegirías?

MEO: A Sebastián y José Piñera, para que dejen de pelear y le dediquen menos tiempo a fortalecer las AFPs. El cambio de AFPs, necesita cambios implementados por gente inspirados en valores humanitarios.

– ¿Has tenido una relación amorosa o sexual virtual?

MEO: Nunca.

– ¿Qué haces para desconectarte completamente?

MEO: Leo libros.

– Convierte en Troll por un momento y escupe con furia lo que quieras…

MEO: No escupo, aunque tengo un gran enojo con las AFPs e Isapres. Aunque a su vez ellas no necesitan que uno sea un troll para expresarles el repudio. La mayoría de chilenos tiene la peor opinión de ellos.

Agencia UNO

– Steve Jobs decía: “la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así es como debe ser, porque la muerte es posiblemente el mejor invento de la vida. ¿Cómo sería tu muerte inventada perfecta?

MEO: “La muerte es un paréntesis de la conciencia”. Esa idea de otro me ayuda a no temerle tanto.

– El grupo chileno ochentero “Aparato Raro” cantaba que en el “Futuro, quizás encontremos una explicación a lo que nos molesta y tal vez una solución” ¿Qué te gustaría que el Futuro pudiera solucionar?

MEO: El clasismo. Creo que padecemos de una enfermedad: el clasismo. Ese es mi combate. No espero que el futuro lo resuelva, quiero ser protagonista ahora y mañana de ese cambio.

– ¿Cómo ves el escenario actual de Latinoamérica a nivel de instituciones gubernamentales y privadas en relación al fomento, desarrollo y la preocupación por la ciencia y tecnología en nuestros países?

MEO: En el caso de Chile me preocupa la incapacidad de los gobiernos anteriores por mejorar los índices de productividad y por cambiar la matriz productiva. Por invertir más en Ciencia y Tecnología. En eso nos parecemos a América Latina. Nuestras instituciones se dedican a administrar prioritariamente la economía de corto plazo. La preocupación por el largo plazo requiere de un cambio cultural en nuestras instituciones.

-¿Crees que la tecnología ha servido como una herramienta de emancipación popular y de presión frente a las autoridades en Latinoamérica?. Sientes que hay un movimiento ahí o es sólo una falacia sin peso o influencia?

MEO: Creo que sí. Hay un proceso revolucionario, en cuanto a los tiempos, la velocidad, en que estamos cambiando nuestra relación con la democracia, el poder, las instituciones, los poderosos, los medios de comunicación. Internet ha significado potenciar un bien jurídico esencial a la democracia: el acceso a información.

Somos más informados. Más poderosos. Y en tiempo real. Quizás el desafío ahora es pasar de la protesta a la propuesta. Hay propuestas, pero hay más protestas que propuestas. Ambas cosas son valiosas aunque sin propuestas es difícil resolver.