La historia de “Poyejali”, el cómic chileno que homenajea a Yuri Gagarin

La historia de “Poyejali”, el cómic chileno que homenajea a Yuri Gagarin

Sus creadores son la dibujante Soledad Pozo y el guionista Germán Valenzuela y acá en su propia voz nos cuentan esta historia.

La odisea espacial y el sueño por la conquista del universo tiene un protagonista excluyente en la mitad del siglo XX: Yuri Alekséyevich Gagarin, cosmonauta soviético que a bordo de la nave Vostok 1 fue el primer ser humano en ser enviado al espacio.

Un hito que fue coronado además con la célebre frase: “Poyejali”, que se traduce como “Vámonos” y que indica el momento del despegue hacia lo desconocido.

Y en una tierra muy lejana a su natal Rusia, dos jóvenes chilenos quisieron contar la historia de Yuri a través de un cómic. El guionista y diseñador industrial de profesión, Germán Valenzuela y la historiadora del arte y dibujante, Soledad Pozo, son los dos creadores de esta proeza en el formato de las viñetas ilustradas.

El comic “Poyejali” fue presentado en FIC Santiago en el mes de abril, y Fayerwayer quiso conversar con los autores de esta obra, para conocer un poco más sobre este lanzamiento espacial que marcó un antes y un después en la carrera astronómica.

1- Me pueden hacer una breve reseña de “Poyejali”. ¿Cómo cuentan en el comic la epopeya de Gagarin?.

GV: POYEJALI, es la historia de Yuri Gagarin contada de manera tal que podemos repasar todo lo que vivió éste para poder llegar al espacio, no es una obra que tenga por fin ser una perfecta biografía, nos tomamos licencias tanto de información como de gráfica. El objetivo de POYEJALI, es tratar de llegar sobre todo a los chicos y chicas que tienen curiosidad con este personaje histórico fundamental de la historia de la carrera espacial.

2- ¿Por qué se inspiraron en Yuri Gagarin para este trabajo? Qué los motivó de su figura y que quieren rescatar exactamente?

GV: Curiosidad, completa curiosidad. Reconozco que investigue bastante sobre él por medio de biografías y documentales. Yuri me resulta espectacular porque representa todo el valor del mundo y la curiosidad condensada en 1.57 mts de estatura, un tipo bajito, sonriente, que no sabía si iba a volver de ser disparado al espacio y que, sin embargo, va gritando y cantando entusiasmado mientras un misil con millones de litros de combustible lo elevaba. Es por lejos el ejemplo del valor humano ante lo desconocido y que quizás no sea superado hasta que exista un primer contacto humano-extraterrestre (¿o eso ya pasó? :O ). Aparte, era un tipo común y corriente, con todas sus virtudes y errores, no un superhombre, ¿cómo no sentir admiración?

SP: Germán me contactó porque hace un tiempo estaba haciendo un cómic sobre la exploración del Polo Sur y la conexión ahí ya estaba hecha, entre exploradores e historia. Así que enganché de inmediato con la historia de Gagarin, del cual sabía de su existencia, pero no los detalles de su vida. Por eso pienso que lo que traté de hacer con la parte gráfica de este cómic, fue tratar de fascinar a la gente con este hombre que puede haber sido cualquiera de nosotros y que marcó la historia del mundo.

3- Poyejali es la mítica frase que pronunció Gagarin antes de iniciar el despegue del Vostok 1, ¿Por qué eligieron la frase y no Yuri Gagarin por ejemplo para titular el comic?.

GV: Creo que es la segunda frase más importante de la historia aeroespacial después de “un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”, pero al menos para mí refleja toda la ansiedad del hombre por avanzar a lo desconocido, creo que eso me resultaba muchísimo más potente.

4- ¿Cómo fue la acogida del público a este trabajo?

GV: En general existió una muy buena recepción, se generó una edición pequeña que ya está prácticamente agotada. Creo que un gran aporte a este éxito son el post-prologo que escribió especialmente para ella Jorge Baradit (Historia Secreta de Chile 1 y 2, Synco, Lluscuma)

SP: No estoy muy al tanto de las cifras, pero al menos gente cercana y que está metida en el medio gráfico me ha comentado que les ha gustado harto, sobre todo esas páginas que parecen una composición sin viñetas, como que le da un toque épico a la historia.

5- ¿Tuvieron ocasión de leer el cómic español Orbita 76 sobre Gagarin? ¿Qué les parece ese trabajo?

GV: Siendo honesto no, pero me tinca bastante, al lado de lo que hicimos con Soledad se ve un señor libro, lo nuestro es un homenaje con cariño. Ojalá pueda tener la oportunidad de leerlo algún día.

SP: No lo conocía. Pero como buena fan de la historia y el cómic, me parece genial que los autores se interesen por sacar material de este tipo.

6- Soledad hay otro trabajo tuyo llamado “Corazón Nerd”. Nos puedes hablar de eso.

SP: Bueno, en Corazón Nerd yo vendría a ser la octava parte del libro, porque somos ocho personas involucradas en él. Kote Carvajal es el guionista y reunió a seis dibujantes (Yelian Yaoki, Diego Toro, Reinaldo Lay, Daniela González y Lucho Inzunza) para dibujar los seis capítulos de la historia de Javiera y Andrés, que empieza cuando son niños y viven todo lo que eso conlleva cuando despiertan los intereses románticos, hasta cuando son adultos y tratan de definir su relación después de un sinfín de cosas que les pasa.

Creo que lo más entretenido de este proyecto es que los estilos de los seis dibujantes son totalmente diferentes, pero están muy bien repartidos según las etapas que viven los protagonistas, todo ello conectado con las ilustraciones de Katy Nicolau. En ese sentido, el trabajo de edición hecho por Anfibia Ediciones es notable y valoro mucho la experiencia de vivir parte del proceso de creación en un libro tan único.

7- ¿Cómo ven la escena del cómic chileno? ¿En qué nivel está y cuál es el interés que ven en la gente?

GV: En general avanza, si bien es cierto no se cuenta con una industria editorial como en España, hay un público cautivo que busca y disfruta del cómic nacional. Creo que la escena está estable y permite la generación de contenidos independientes con autores que se están abriendo paso. Eso es algo que hasta hace 20 o 30 años atrás casi no se podía dar y eso se agradece.

SP: “No sé si hablar de una “escena”, soy de las que piensa que la escena siempre ha estado y que gracias a internet y las redes sociales hemos logrado visualizarla un poco, pero el cómic chileno siempre ha sido bien activo dentro de un marco más bien independiente .

Ahora, lo que noto es que gente de otros medios (periodistas, escritores, historiadores) se están interesando en el cómic como medio para contar historias y ese cruce le está haciendo muy bien al ambiente comiquero, porque está abriéndose a otros públicos que de otro modo no leerían cómic.

El nivel me parece buenísimo, hay artistas y guionistas de lujo que cada día exploran sus límites y me parece maravilloso, aunque igual hay que seguir puliendo algunas cosas. En cuanto a la gente, pienso que el interés está enfocado en la generación que creció comprando los cómics del quiosco y que ahora consume novelas gráficas y las quiere en un formato más exclusivo. La gracia está en que despierten ese interés en sus hijos y las nuevas generaciones. Pero creo que se está haciendo”.