The King of Fighters XIV [NB Labs]

The King of Fighters XIV [NB Labs]

El legado de la SNK de los 90 está vivo.

PlayStation 4
SNK
Atlus USA

Como saga, The King of Fighters es en general popular y tiene arrastre, pero llegado el cambio de milenio fue perdiendo fuelle, arrastrada quizás por la “decadencia” de los juegos de pelea a la hora de encantar a las masas como en la década de los 90.

Luego vino Street Fighter IV y las cosas cambiaron. El género de peleas vivió un refresh, Mortal Kombat aprovechó el impulso para renacer también y hasta Killer Instinct dijo presente. Entonces, SNK pensó que era un buen momento para hacer lo propio y si bien The King of Fighters XIII no es el juego más recordado de todos, esta decimocuarta versión del Rey de los Luchadores es una declaración de intenciones: es un “miren, estamos vivos, por esto se nos reconoce y se nos recuerda pero hey, no queremos que solo los fans de antaño disfruten el juego”.

The King of Fighters XIV cumple con esas pretensiones. No es un juego totalmente impecable por una serie de detalles que ya voy a mencionar, pero en lo esencial está totalmente a la altura de su nombre.

Uno de los nuevos

A KOFXIV no le falta contenido

Ahora bien, el estándar para cumplir con lo básico, al menos en un juego de peleas, debe ponerse en contexto. Y para ello hay que repasar lo que significa Street Fighter V para el mundo de los videojuegos: un título con una jugabilidad bien afinada pero con carencias importantes en cuanto a contenido que son relevantes para la gran los jugadores que no compiten en serio en torneos ni pretenden tampoco hacerlo. La escasez de contenido y los problemas en sus servidores fueron la prueba más clara de un juego que se lanzó a la venta sin estar completamente terminado.

SNK, habiendo tomado nota de aquello, ofrece con KOFXIV un juego bastante completo en cuanto a opciones de juego. Partiendo por el contenido: 48+2 personajes disponibles, prácticamente todos rescatados de la historia de la serie y sin mayores modificaciones al ADN de lo que es The King of Fighters. En ese sentido, para todos los jugadores “veteranos” (léase: aquellos que los jugamos en los 90 y que desde el 2000 le perdimos el rastro a KOF) hay tanta familiaridad con los personajes y el modelo de combate que agarrar un control y empezar a ejecutar los movimientos más básicos se siente como un tornado de tiburones nostalgia.

Lo cual no quiere decir que este KOF no tiene novedades, porque sí las tiene. Su estilo es familiar pero tiene varias capas de profundidad que están con el fin de “ser del gusto de todos”. Dentro de esas capas, quizás la más controversial podría ser aquella que permite realizar combinaciones con solo apretar rápidamente el botón de golpe débil y rematarlas fácilmente con un ataque especial de esos que consumen las barras de energía. Sí, los resultados son agradables a la vista y también efectivos en cuanto a la cantidad de vida que le roban al rival, pero el hecho que su complejidad sea baja es definitivamente un punto de discusión entre la comunidad.

SNK se escuda en que esto se hizo para atraer nuevos jugadores y no cabe duda que así es. Por su parte, los jugadores más avezados claramente consideran que la simplificación de esas mecánicas se puede haber llevado al extremo, pero luego de semanas de juego en linea puedo asegurar que a la larga siempre gana el jugador más hábil y que el novato, por muchos combos automáticos que existan, siempre tiene las de perder. Los combos automáticos son una herramienta más, pero no una que le rompa el juego a los más hábiles.

El viejo y querido estilo de SNK

El sistema de combate basado en cuatro botones y no seis como los juegos más tradicionales sigue presente, lo mismo que los ataques especiales que utilizan la barra especial y el nuevo modo Climax, con el cual los ataques consumen hasta tres barras especiales y al conectar con éxito hacen casi demasiado daño al rival.

Pero más allá de esta lista de características, lo importante es como “se siente” KOFXIV al jugar y SNK parece haber dado en el clavo creando (algunos levantarán el dedo y dirán “modificando”) el sistema de combate. Es rápido, es ágil y con práctica y habilidad permite hacer muchas combinaciones interesantes y espectaculares. Más importante aún, KOFXIV “se siente” realmente diferente al resto de juegos de pelea que hay por ahí. No se si peor ni mejor (no soy el más avezado en los fighters como para decirlo con propiedad), pero sí distinto. Y de alguna forma esto es bueno, porque me recuerda cuando en la década de los 90 existían los KOF, los Street Fighter, los Mortal Kombat, los Killer Instinct, los Samurai Shodown, los Art of Fighting y todos esos nombres tenían su identidad y su público, aún cuando unos eran más populares que otros.

El elenco de KOFXIV

King of Fighters no trata ni de imitar a los juegos populares de ahora (léase: los de Capcom) ni tampoco de reinventar la rueda. Simplemente, recoge su propio legado, lo moderniza, le hace algunos ajustes y se esfuerza para que todo funcione de forma orgánica, desde el elenco de luchadores hasta los modos de juego en linea, que van desde el clásico 3v3 hasta el más “normal” 1v1 y otro por equipos donde participan seis jugadores, cada uno controlando a un solo luchador.

El online merece párrafo aparte porque de hecho retrasé la publicación de este texto solo para poder probar los servidores de juego con toda la masa de jugadores (más allá de que se comenzó a vender con bastante anticipación en varias partes del mundo). Hay que ser claro y decir que aunque el netcode tiene algunos problemas, funciona bien la mayoría de las veces aunque no se si el indicador de calidad de la red hace lo que se supone debe hacer; en mi experiencia, he podido jugar incluso con gente del otro lado del mundo con apenas una barra de señal.

Eso sí, he leído no pocos reportes de jugadores con problemas de conexión (lag, salas de juego con mensajes de error o jugadores que no encuentran oponente) y desde SNK aseguran que durante la primera semana del juego todo estará corregido.

De todas formas, si el interés es jugar en solitario, hay contenido suficiente en forma del tradicional modo historia (el modo arcade que hemos visto siempre en KOF, con cinemáticas y todo) y además áreas de entrenamiento con tutoriales y desafíos. The King of Fighters XIV lo tiene todo.

Se ve bien, pero no tan bien como otros

A este escenario como que le falta un poco de cariño

The King of Fighters XIV es un juego bien completo, con excepción de un pequeño detalle que anticipé en el tercer párrafo. Y es que sobre el contenido utilizable y la jugabilidad no hay mucha queja, pero la parte audiovisual es una mezcla de aciertos y cosas muy mejorables. KOFXIV es el primero de la serie numerada hecho con modelados en 3D, respetando el diseño tradicional de la gran mayoría, modificando algunas cosas por ahí (¿Robert Garcia?) pero sin desarmar a los personajes ni hacerlos irreconocibles.

Pero también queda claro que a la hora de asignar recursos, SNK privilegió la jugabilidad antes que todo. Y en ese camino, ciertos escenarios y animaciones quedaron cortos de cariño. En general, el juego no se ve mal pero claramente no es ni Mortal Kombat ni Street Fighter V en cuanto a su presentación, que está mucho menos refinada que en dichos juegos.

No es que a la larga esto sea un gran problema a la hora de valorar el juego como producto, sino al contrario. Pero esa falta de pulido visual es evidente y la misma SNK ha dicho que están trabajando en mejorar cosas y que algunas incluso no debieran haberse visto en el juego final.

Conclusión: Un buen regreso a la SNK de siempre

No es que King of Fighters XIV sea una sorpresa inesperada, aunque en cierta forma sí lo es. Porque el camino de la serie ha tenido altos y bajos a lo largo del tiempo pero lo peor para ella no es eso, sino pasar un poco al olvido y llegar a un punto donde casi da lo mismo que hayan juegos nuevos o no. En el caso de KOF, nunca jamás ha desaparecido pero no se puede negar que durante muchos años no tuvo demasiada importancia, ni siquiera dentro de su género y menos a nivel general.

Por lo anterior, es bueno que existan juegos de pelea como The King of Fighters XIV, que además de estar bien hecho sirve para traer de vuelta el estilo único de los juegos de SNK. Tiene algunas cosas un poco inconsistentes en su presentación, pero nada realmente grave como para decir que el juego queda en deuda. Lo importante está presente y en excelente forma: cantidad y calidad.

El género de peleas tiene y ha tenido muchos exponentes a lo largo de los años, pero King of Fighters nunca fue uno más. Y es bueno tenerlo de regreso en esta forma.

The King of Fighters XIV está bien hecho y además trae de regreso el estilo único de los juegos de pelea de SNK.
Copia para revisión facilitada por Atlus USA