[metroimage ids=”38-234785,38-234787,38-234791,38-234793,38-234794,38-234796,38-234799,38-234803,38-234805,38-234806,38-234807,38-234808,38-234811,38-234815,38-234817,38-234818,38-234821,38-234826,38-234829,38-234833,38-234838,38-234839,38-234841,38-234842,38-234844,38-234846,38-234848,38-234850,38-234851,38-234854,38-234855,38-234857,38-234859,38-234862,38-234865,38-234867,38-234868,38-234869,38-234873,38-234875,38-234876,38-234877,38-234878,38-234880,38-234884,38-234886,38-234888,38-234889,38-234890,38-234893,38-234896,38-234897,38-234898,38-234902,38-234904,38-234905″ imagesize=”large”]

Galería: Suicide Squad pre y post CGI

¿Qué tanto se modificó la más reciente película de DC?

Hoy en día en Hollywood casi nada es real. Todo es CGI excepto los salarios de los actores. Eso lo sabemos todos y lo tenemos asimilado como normal, pero aún así nunca deja de ser interesante ver que hay detrás de las pantallas verdes y los efectos generados por una computadora.

Lo cierto es que estas fotos de Suicide Squad (compartidas por Moving Picture Company) pre y post CGI si bien no son tan impresionantes como el video de Deadpool de hace un tiempo atrás sí vale la pena verlas. Porque muestran como se trastoca una escena y como se inicia todo, ya sea con un fondo completamente verde o bien con pequeños toques que mejoran (o empeoran, depende del caso) la realidad de un plano normal, como esa panorámica de la ciudad de Chicago.

Los actores ya deben estar acostumbrados a esto pero para uno, que solo ve el resultado final, siempre va a ser algo curioso.