Fernando Paulsen responde nuestro Cuestionario Tech

Fernando Paulsen responde nuestro Cuestionario Tech

El reconocido periodista es nuestro segundo invitado y se enfrenta a las preguntas de Fayerwayer.

Segunda entrega de esta nueva sección de Fayerwayer llamada el “Cuestionario TECH” y este miércoles damos la bienvenida al mes de julio con un entrevistado de lujo: el periodista Fernando Paulsen.

Hizo de la Universidad Católica de Chile su casa de estudio, participante en los medios opositores a la dictadura de Augusto Pinochet, “Análisis” y “Teleanálisis”; ex corresponsal de “Time” y “The Wall Street Journal”; ex director de La Tercera y con una extensa trayectoria en televisión y radio, este fan de la tecnología enfrenta nuestras preguntas.

Abrió los fuegos el gran Florcita Motuda y hoy el ex “Tolerancia Cero” responde el desafío del #CuestionarioTECH

1. ¿Cuál fue el primer acercamiento que tuviste con la tecnología?

Fernando Paulsen: Cuando a los 13 años viajé a Argentina y me traje un par de zapatos Adidas de rugby con toperoles atornillados, intercambiables. Ninguno de mis compañeros en la UC los tenía; éramos esclavos de la suela de goma o los claveteados. Poner toperoles cortos en canchas secas y largos en mojadas era lo máximo entonces.

Sobre tecnología más avanzada, yo fui desde 1981 hasta 1990 corresponsal en Chile de la revista Time y The Wall Street Journal, mientras trabajaba en la Revista Análisis. Al segundo año, mi jefe de Time me llama desde Río y me dice que me van a mandar un telex, para ponerlo en mi oficina de la revista. En Análisis teníamos puras Olivetti mecánicas y llegó esta máquina enorme, donde yo despachaba cada fin de semana. Poco tiempo después, me sacaron el telex y me enviaron algo alucinante: un laptop Tandy modelo 100, que transmitía con un modem interno en lo que hoy sería lentísimo y entonces era la velocidad del rayo. Amé ese Tandy y me hice adicto a todo lo wireless.

2. ¿Película de ciencia ficción favorita?

FP: Children of Men

3. El invento que te solucionó la vida y ¿por qué?

FP: El iPad, porque me permitió acarrear mis centenares de libros a donde vaya, siempre.

4. Si pudieras convertir a alguien en robot y pudieras programarlo para que fuera tu asistente, ¿a quién elegirías?

FP: A la Scarlett Johanson: sería robot, pero rica.

5. ¿Has tenido una relación amorosa o sexual virtual?

FP: Not yet.

6. Conviértete en troll por un momento y escupe con furia lo que quieras…

FP: No trolleo ni en bromas.

7. Hal 9000 dice en 2001 Odisea del Espacio: “Dave, esta conversación ya no tiene ningún sentido. Adiós”. ¿Qué pasaría si ese Hal 9000 llamado Internet se apagara para siempre?

FP: Los especuladores financieros desaparecerían, levantaríamos la cabeza para volver a mirarnos a la cara y tendríamos que reconvertir un mundo estúpido y ansioso, que distorsionó  internet para convertirlo en un instrumento deshumanizador, hacia algo que permita recuperar el valor de la cooperación y lo colectivo.

8. Si hoy fueras congelado en carbonita como Han Solo, ¿cuándo te gustaría despertar y por qué?

FP: Si pudiera escoger tiempo pasado o futuro, preferiría ir al pasado, justo un minuto antes que le cae la manzana en la cabeza a Newton. Si la carbonita no me provocó amnesia, las conversaciones que tendríamos serían extraordinarias.

9. “La invasión de los idiotas” era el calificativo que tenía Humberto Eco para las redes sociales. ¿Te parece acertada esa afirmación?

FP: Toda generalidad es injusta con quienes no caen en el estereotipo. Pero, a ratos, pareciera que algunos usuarios de las redes sociales fueran equivalentes a los zombies de The Walking Dead: en este caso la epidemia es de estupidez y, como en la serie, también es democrática; rico o pobre, cualquiera puede ser estúpido; siempre se mueven en manadas; no tienen otro objetivo que insultar y defender a punta de groserías e ignorancia sus fanatismos; se alimentan de humanos; ya no parecen tener ideas; y sólo se desactivan si se afecta su cerebro, sea para crecer y razonar, o para embrutecerse hasta dar pena.

10. Steve Jobs decía: “La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así es como debe ser, porque la muerte es posiblemente el mejor invento de la vida. ¿Cómo sería tu muerte inventada perfecta?

FP: Parafraseando un cuento Zen: antes que mi hijos, mucho antes que mis nietos y de sopetón.