Notificaciones móviles aumentan hiperactividad y falta de atención

Notificaciones móviles aumentan hiperactividad y falta de atención

Una nueva investigación confirma que Steve Jobs tenía razón: el smartphone cambió al mundo, pero no tanto para bien.

El smartphone es una increíble herramienta de productividad, pero también un elemento distractivo inquebrantable , propenso a generar un grado de adicción considerable. Ahora, un nuevo estudio de la Universidad de Virginia parece comprobar en sus resultados que en realidad este dispositivo estimula la falta de atención en los usuarios, a la par que dispara su hiperactividad no enfocada, una combinación no muy agradable.

La investigación, liderada por el psicólogo y catedrático universitario Kostadin Kushlev y reportada por Eureka Alert!, organizó un par de grupos de estudiantes: uno con acceso completo a su smartphone y sus notificaciones activadas, mientras que el otro grupo se mantuvo con las notificaciones deshabilitadas y con el dispositivo a una distancia prudente para que no estuviera a la mano.

Se realizó un registro de actividades y algunas fases se ejecutaron en escenarios controlado, con lo que Kushlev y su equipo descubrió que aquellos sujetos con el smartphone activo al 100% mostraron un elevado grado de desatención y señales de hiperactividad a causa del bombardeo intencional de notificaciones, mientras que el otro grupo mostró un mejor enfoque en sus actividades:

Hemos encontrado la primera evidencia experimental de que las interrupciones del smartphone pueden causar una mayor falta de atención e hiperactividad – síntomas del Trastorno de Hiperactividad con Déficit de Atención – incluso en personas procedentes de una población no clínicamente diagnosticada.

Como bien señalan los amigos de übergizmo, cuando Steve Jobs presentó ante todos su primer iPhone, el muchacho aseguró que los teléfonos inteligentes cambiarían al mundo, y el genio tenía razón, sólo que parece que el uso irresponsable y compulsivo de este aparato puede producir impactos serios en la productividad y concentración de los usuarios.

Eso sin contar los altos niveles de ansiedad.