Estudio afirma que no hay relación entre uso de smartphones y cáncer

Estudio afirma que no hay relación entre uso de smartphones y cáncer

Una investigación sugiere que tu smartphone no te está produciendo un tumor cerebral. Aunque no se sabe qué sí.

Cualquier dueño de un smartphone ha recibido en más de una ocasión la advertencia de que esa cosa produce cáncer. Durante años ha existido una seria controversia que ha mantenido separada a la comunidad médica y científica, entre aquellos que afirman que estos dispositivos producen tumores cerebrales por su radiación, y aquellos que los consideran inofensivos.

Ahora, una nueva investigación, publicada en la más reciente edición de Cancer Epidemiology, revela los resultados de un estudio que tomó 25 años en su desarrollo, para encontrar de forma definitiva si existe alguna correlación entre el uso de teléfonos celulares (con su evolución en smartphones) y la generación de cáncer cerebral, las cifras apuntan a que al parecer el móvil es en realidad inocente.

(C) Huffingtonpost

El proyecto, según describe Life Hacker, fue dirigido por Simon Chapman, Profesor Emérito de Salud Pública en la Universidad de Sydney, y se desarrolló de 1987 a 2012, recopilando los datos y evolución de más de 33 mil pacientes con tumoraciones cerebrales, encontrando que no existe un patrón de correlación aparente con el uso de teléfonos celulares:

Con una alta proporción de la población que han utilizado los teléfonos móviles a través de algunos 20 años (incrementando el uso de 9% en 1993 a un 90% en la actualidad), encontramos que las tasas de incidencia de cáncer cerebral ajustadas por edad (en los mayores de 20 a 84 años, por cada 100.000 personas) habían aumentado sólo ligeramente en los hombres pero se mantuvieron estables durante 30 años en las mujeres.

La investigación narra a grandes rasgos cómo se incrementó de manera exponencial el uso de teléfonos celulares y luego smartphones, pasando de un porcentaje mínimo de usuarios a uno bastante elevado, pero aún así las tasas de pacientes con tumores cerebrales se mantuvieron relativamente estables, lo que parece descartar que el uso de estos dispositivos sean una causa directa de estos padecimientos.