Uber vs taxistas, ¿una oportunidad para mejorar el sistema de transporte en Chile?

Uber vs taxistas, ¿una oportunidad para mejorar el sistema de transporte en Chile?

Mientras el debate sobre la legalidad continúa, la instancia también podría servir para desarrollar un servicio que fuera más ameno con los ciudadanos.

Viernes 8 de abril. Son cerca de las 14:00 horas y una nueva manifestación de taxistas se vive en las calles de Santiago. Una protesta que como las otras apunta a los cuestionamientos hacia los servicios de transporte privados, como lo son Uber y Cabify, los que no han tenido un buen recibimiento en varios países. Mucha gente se asoma a revisar lo que ocurre, siendo varios los que reaccionan en contra de la postura de estos trabajadores, ya que las diferencias entre ambos sistemas en Chile son muy notorios. Todo termina cuando uno de los protestantes es detenido por Carabineros, dejando quizás otra huella negativa en una demanda del gremio que en el fondo no parece tan descabellada.

La polémica entre estas facciones proviene principalmente desde el ámbito legal y que desde el Gobierno han tenido una postura más favorable hacia quienes están manifestándose en contra de la presencia de estas plataformas que han resultado satisfactorias para los consumidores.

Desde la Confederación Nacional de Taxis de Chile su posición es la injusticia que notan de acuerdo a todos los trámites que deben realizar para poder operar, en comparación a Uber o Cabify que no tienen la misma exigencia. Una postura que explicó el dirigente de la CONFENATACH Héctor Reveco.

“Cuando el gobierno de turno le exige a las personas que deben cumplir con ciertas cosas, uno los debe cumplir a cabalidad, pero a ellos (los otros servicios) no se les exige nada. A los taxistas se les exige la licencia, la revisión técnica, que tenga el vehículo al día. El malestar del gremio es eso, que a nosotros nos exijan y a ellos no”, dijo.

Sin embargo, hay otras aristas que también toman relevancia en esta discusión, ya que la adhesión a Uber y Cabify ha surgido por medio del buen sistema y a la respuesta a las actuales demandas de los consumidores.  Ventajas que la directora de Smartlab de la Universidad del Desarrollo, Nicole Forttes, comentó que deberían ser el camino a imitar por un, a su juicio, sistema de transporte público que está obsoleto en varios aspectos.

“La gente los está prefiriendo porque no se está sujeto al ánimo o momento del conductor, de la forma en que te está respondiendo, además de que es un formato poco transparente a nivel de precio…Ahora es mucho más seguro tomar un sistema privado, porque puedo compartir mi información, se la puedo entregar a gente cercana para que sepan dónde estoy”, indicó.

Todas estas mejoras que ofrecen las plataformas en disputa son, al parecer de Forttes, una opción para poder desarrollar un sistema de transporte mucho más eficiente, el cual no ha sido el camino que ha tomado el ministerio de Transportes.

“Existe una oportunidad para que el sistema tradicional sea más transparente y se creen mecanismos y de control como los que existen en ciudades tales como Nueva York y Londres, en donde se pueden denunciar a los taxistas, algo que en Chile no existe”, afirmó, recordando de paso lo ocurrido en la capital inglesa, en el que toda la disputa entre los trabajadores y Uber sirvió para que los primeros se pusieran a la altura y ofrecieran un servicio de excelencia que pudiese competir con los privados, como vehículos con Wi-Fi, pagos electrónicos, entre otros.

Una chance para desarrollar el actual modelo que según Reveco no existe, ya que no hay voluntad de parte de Uber para el diálogo, a pesar de que él considera que esta sí puede ser una instancia para el aprendizaje y para que los taxistas mejoren en su oferta.

Sin embargo, las protestas continúan, algo que el dirigente de la CONFENATACH no tiene mayor sentido, ya que el verdadero trabajo se debe realizar en conjunto con las autoridades.

“Nosotros estamos abiertos al diálogo. Hemos buscado los caminos (para resolver el problema). Las protestas en las calles (generalmente) son de personas que no están afiliados o bien no pertenecen a una orgánica. Además, hoy protestar es más para la opinión pública, además de que los que salen a las calles son una cantidad ínfima”, aclaró.

Debate, negociación, instancias…lo cierto es que la polémica con servicios como Uber sigue instalada. De momento, esperamos la postura de parte de esta empresa acerca de si hay una intención de negociación o de responder ante los requerimientos de las autoridades.