Fabricantes podrán bloquear dispositivos si cable USB-C no es original

Fabricantes podrán bloquear dispositivos si cable USB-C no es original

Con este protocolo el cable USB-C ni siquiera permitirá cargar la batería del dispositivo si no está en la lista de marcas autorizadas por el fabricante.

Los cables USB de tipo C, o USB-C, están a punto de convertirse en el nuevo estándar de conexión para computadoras, portátiles y otros dispositivos inteligentes, sin embargo, en un futuro muy lejano es posible que esta entrada sirva como un instrumento para obligar a los consumidores a utilizar cables especiales, autorizados exclusivamente por el fabricante.

La USB Implementers Forum (USB-IF), una instancia encargada de certificar cada nuevo estándar de conexión para dispositivos con este tipo de tecnología, ha anunciado la creación de un nuevo protocolo, que podrá restringir la integración de los cables con los dispositivos, bajo la finalidad de “proteger, prevenir y asegurar” que no exista ningún riesgo de daño en el dispositivo acoplado.

De acuerdo con un reporte de Windows Central, gracias a este nuevo protocolo cualquier tablet, laptop, o smartphone, tendrá la capacidad de confirmar la autenticidad de cualquier cable USB C o hasta algún cargador conectado al otro extremo, antes de permitirle operar sobre el dispositivo.

La descripción oficial de esta tecnología permite leer entre líneas las posibilidades que compañías como Apple o Microsoft podrían implementar con sus accesorios oficiales:

La autentificación de USB tipo C empodera la protección contra cargadores no deseados, mitigando los riesgos de exponerse a hardware o software con código malicioso integrado.

Para un viajero preocupado por la carga de su teléfono en un terminal público, su dispositivo ahora podrá implementar una política que sólo permita la carga de los cargadores USB certificados. Una empresa, encargada de proteger los activos corporativos, puede establecer una política en sus PC para autorizar el acceso únicamente a los dispositivos de almacenamiento USB verificados.

Esto quiere decir que desde el momento mismo de la conexión se realizaría el proceso de verificación, y no se iniciaría la transferencia de datos, o ni siquiera la carga da energía hasta que el cable no sea autentificado.

El protocolo es una medida que parece sensata ante el estado actual de este mercado de cables, donde hay muchos modelos con un desempeño inadecuado.

Pero de igual forma abre la posibilidad a que las compañías implementen estrategias que obliguen a la adquisición de sólo ciertos modelos y marcas de cables autorizados por ellos.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.