Conoce al hombre que destruyó su compañía con una línea de código

Conoce al hombre que destruyó su compañía con una línea de código

El mortífero comando de Linux destruyó una compañía de alojamiento web, la información de sus clientes y la carrera del señor Marsala, todo al mismo tiempo.

Se lee muy triste para ser cierto, pero como ser humano uno suele equivocarse y hace lo que no debería, aunque ciertamente muchas veces nos podemos recuperar, otras veces simplemente no es posible. El hombre detrás de la compañía de alojamiento web Marco Marsala lo sabe, así como los miles de clientes que confiaron en su servicio y ahora simplemente no tienen nada, ni siquiera una copia de seguridad.

Tal como indicó el señor Marsala en el foro Server Fault (vía Independent) de expertos en informática, de forma accidental escribió en un script bash la mortífera línea de código rm -rf {foo}/{bar} / que elimina todo sin preguntar, ignorando que las variables usadas en él no estaban definidas por encima. Él no lo sabía, pero lo que estaba a punto de hacer era solicitar que la información de todos sus servidores fuera eliminada sin que pudiera recuperarla.

Aclarando a los usuarios del foro, el usuario bleemboy —como se hizo llamar Marsala— indicó que al correr el script de mantenimiento todas las copias de seguridad también se esfumaron, ya que las unidades en donde se almacenaba la información de rescate estaban montadas al servidor en el que estaba configurada la computadora. Al respecto, parece que no había más qué decir, pero seguro que los 1.535 clientes que confiaron en él lo harían dentro de poco.

Como era de esperarse, los usuarios del foro fueron rudos y a la vez gentiles con sus comentarios, como si todos se hubieran puesto de acuerdo para aclararle de una vez al señor Marsala que su compañía, como su carrera, reputación y, más importante, la información de sus clientes, habían desaparecido desde el momento que ingresó una línea de código sin haber atendido un error en el script.

“Si realmente no tienes copias de seguridad siento decirlo, pero destrozaste tu compañía entera, comentó el usuario André Borie. Igualmente, el usuario Sven no tuvo más que decirle a bleemboy que su compañía ahora está esencialmente muerta. No faltaron los intensos sermones ni las experiencias de los usuarios avanzados, al tiempo que se recordaba un caso similar en el que afortunadamente el responsable canceló el proceso de eliminación antes de completarse.

Para rematar con un comentario lúcidamente desagrabale y atinado, el usuario Michael Hampton se aseguró de que el hombre a cargo de Marco Marsala se sintiera avergonzado por haber acudido al foro incorrecto en busca de ayuda, pues no necesitaba “asesoramiento técnico”, sino llamar a su abogado. Seguro que el señor Marsala se lo habrá tomado muy en serio, y no es para más, porque ahora, como su compañía, por un simple descuido, está completamente arruinado.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.