Buzz Aldrin revela la historia detrás de su foto en la Luna

Buzz Aldrin revela la historia detrás de su foto en la Luna

Aldrin rememora los hechos de su icónica fotografía espacial.

Buzz Aldrin es un personaje que se ha ganado el derecho de expresarse sobre el tema que desee, concerniente a la exploración espacial y que el simple hecho de manifestarse se le preste atención y se le rinda un peso justo a sus palabras. Después de todo pocos son los hombres que han logrado pisar la luna.

Ahora, Aldrin se encuentra en plena gira de promoción de su nuevo libro de memorias,  No Dream Is Too High: Life Lessons From a Man Who Walked on the Moon, en donde el astronauta recapitula algunos de los momentos más definitorios de su vida, incluyendo por supuesto su caminata por la Luna. Ahí, el buen Buzz describe con lujo de detalles su experiencia al lado de Neil Armstrong y desmitifica su famosa fotografía.

De acuerdo con un reporte de Science.Mic, el pasado 4 de abril, durante una presentación del libro en la ciudad de Manhattan, Aldrin fue cuestionado sobre este retrato, bajo el señalamiento de que la composición y reflejos de la imagen parecen demasiado premeditados, y el caballero aprovechó la ocasión para profundizar sobre la historia y contexto detrás de la famosa fotografía.

Según describe Buzz, durante su misión de exploración Apolo 11, al lado de Neil, tuvieron oportunidad de explorar la Luna por cerca de dos horas y media, tiempo en el que tomaron algunas muestras de rocas lunares, instalaron un sismógrafo, colocaron la bandera de EE.UU. y documentaron la travesía con un montón de fotos.

Buzz afirma que Armstrong fue comisionado como el responsable de documentar cada detalle de la misión con retratos, utilizando una cámara especial de 70 mm, razón por la cuál prácticamente no aparece a cuadro. La fotografía del debate, con Aldrin de pie y el reflejo de su sombra con Neil en su casco, fue cuestionada por los asistentes, sobre si se trató de un montaje organizado por la NASA o no, a lo que Buzz respondió:

La NASA no lo ordenó. No fue montado, en realidad se trata solamente de una fotografía afortunada.

El astronauta atribuyó la belleza de la composición de esa fotografía a la locación excepcional en la que fue tomada, aunado al factor de que la captura casual de la imagen, por parte de Armstrong, le dio una cualidad única que la ha convertido en un clásico de la humanidad.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en