Shashlik: prometedora idea para disfrutar Android en Linux [FW Labs]

Shashlik: prometedora idea para disfrutar Android en Linux [FW Labs]

Aún es temprano para darle una oportunidad a Shashlik, pero el proyecto de código abierto promete y va por buen camino.

Qué haríamos sin la comunidad de desarrolladores que están a la vanguardia y no tienen la más mínima intención de dejar de sorprendernos. Con respecto a los proyectos de código abierto, la verdad es que muchos pueden dejarnos boquiabiertos, aún por su naturaleza redundantemente abierta y, por ende, gratuita.

Shashlik es otro de ellos, pero uno muy peculiar que data del año pasado y hasta hace poco consiguió que los reflectores viraran a él. Hace algunos días les contamos sobre este proyecto de código abierto sostenido por KDE que permite correr aplicaciones de Android en sistemas operativos Linux, una idea que promete e inclusive podría ayudar a Ubuntu Phone.

Pues bien, nos hemos dado a la tarea de probar el emulador, el cual en realidad no lo parece, ya que integra casi por completo las aplicaciones del sistema operativo móvil con uno de escritorio Linux. Te invitamos a conocer a Shashlik y un poco de lo que, esperamos, aguarde para el futuro.

Android toca las puertas de Linux, o algo así

(cc) Quinn Dombrowski / Flickr

Quién lo diría, pues el sistema operativo del robot Andy, basado en el núcleo de Linux, sería el único para dispositivos móviles que llamaría la atención del mundo dominado por Windows en computadoras. Linux necesitaba una insignia de su potencial, aparte de Ubuntu, y lo curioso fue que Android se convertiría en sinónimo de ello.

Ahora, más que un sistema operativo para dispositivos móviles, ha tocado la puerta de computadoras, navegadores (ARC de Google Chrome) e incluso sistemas operativos, entre ellos Windows y Mac OS (con BlueStacks), sin olvidar ahora a los basados en el núcleo Linux. Android está siendo perseguido y todo indica que no va a terminar de ser explotado.

Ya está tocando la puerta de sistemas operativos Linux con una versión temprana de Shashlik y el emulador podría integrarse en algunos o podría beneficiar al proyecto de Canonical para móviles: Ubuntu Phone, así como su limitado ecosistema de aplicaciones. Sin importar lo demás, KDE le hizo un hueco en su agenda y estuvo en la nuestra.

Shashlik y su prometedora idea

Compañías de la talla de Microsoft y, en su momento, BlackBerry, quisieron aprovechar el ecosistema de aplicaciones Android para sus respectivas plataformas móviles. Este sistema operativo basado en el núcleo Linux, por alguna razón, atrajo la atención de estas empresas, cuyo interés se opacó con el paso del tiempo y ya no significa mucho.

Seguro que Shashlik no quiere pasar por lo mismo, así que decidió convertirse en un emulador que integrara la experiencia Android en casi cualquier sistema operativo Linux. Su más reciente versión 0.9.3 está disponible desde su página web como paquete DEB para sistemas Ubuntu y los binarios para Arch Linux.

Cualquiera que se sienta un aventurero y quiera disfrutar una experiencia Android en Linux puede continuar leyendo para conocer un poco de lo que, esperamos, se avecine en futuras versiones. Toma en cuenta que Shashlik es sólo para sistemas operativos x64 y se trata de una versión preliminar, así que podrías encontrarte con algunos problemas.

Instalación sencilla y nada qué configurar

Gracias a [inserte aquí un dios o ideología de su preferencia] no tenemos qué ingresar comandos en el Terminal de Linux para instalar Shashlik, uno de los mayores de cabeza para muchos, incluidos los novatos que apenas vienen de Windows, esto sin mencionar que una vez instalado ni siquiera tienes qué configurarlo.

Parece extraño que así sea, pero es gracias a que los desarrolladores de KDE implementaron todo en un paquete de 139 MB. Fue probado originalmente en un entorno de escritorio Plasma 5, pero yo lo hice en la edición Cinnamon de Linux Mint sin presentar problemas. Esos me los encontré al correr algunas aplicaciones, pero vamos por pasos.

Descargar aplicaciones de Android e instalarlas

Ya que no se requieren conocimientos avanzados para instalar y configurar Shashlik, descargar aplicaciones de Android e instalarlas se convierten en la tarea más “difícil”, pero en realidad no lo es. El único inconveniente surgió a la hora de correr una aplicación con servicios de Google Play integrados, ya que el emulador requiere una licencia para ello.

Las aplicaciones de Android se pueden descargar desde APK Mirror, un sitio web con espejos de los enlaces de descarga de las apps y juegos disponibles en la Play Store. En un principio parecía el lugar indicado para conseguir provisiones, por cierto, forzosamente compatibles con la arquitectura x86, pues de lo contrario no podrán instalarse.

Descargar las aplicaciones no era una tarea difícil, pero sí encontrar algunas sin los servicios de Google Play. Cuando así fue, me di a la tarea de instalarlas una por una haciendo clic derecho en el archivo APK y a continuación pasando el señalador sobre Abrir con > Otra aplicación. El siguiente paso era seleccionar al binario con la dirección /opt/shashlik/bin/shashlik-install.

No te preocupes, al hacer clic en Aceptar no aparecerá alguna barra de progreso o algo parecido, pero la aplicación Android ya estará disponible en el menú del sistema, cual aplicación disponible para el sistema operativo Linux. Sin embargo, a pesar de hacer clic en la app para probar su desempeño, ésta nunca corrió y apareció un mensaje de cierre forzado.

Muy pronto para disfrutar Shashlik

El problema, según una entrada en GitHub, se debe a que, aunque no parezca, las aplicaciones instaladas integraban los servicios de Google Play, aunque considero que se debía a alguna cosa más. Por eso descargué e instalé una versión de Flappy Bird disponible en APK Mirror y otra direccionada desde el portal de Shashlik.

Para mi sorpresa, el juego descargado desde APK Mirror no funcionó con el emulador, pero sí la aplicación enlazada desde la página web del proyecto. Tampoco digo que se trate de un engaño o algo similar, pero sí creo que es muy pronto para darle una oportunidad a Shashlik, a menos que quieras aportar tu retroalimentación.

Así, intenté con otra aplicación disponible como descarga directa, pero tampoco tuve éxito. ¿Será por la ligereza de la aplicación o la composición del código? No lo sé, pero al no estar seguro me reservaré la opinión. No obstante, me alegró que Flappy Bird corriera y, aprovechando el momento, jugué un par de veces.

Conclusión

Considerando que Shashlik se encuentra en versión preliminar y no es posible configurarlo como cualquier emulador o herramientas como WINE y PlayOnLinux, su prometedora idea ha podido demostrarse con una aplicación. Tiene el potencial para convertirse en un puente entre Android y sistemas operativos Linux de escritorio, por no mencionar que sería de gran ayuda para levantar el interés por Ubuntu Phone. Shashlik podría ser parte de Linux y nadie dice que en un futuro no sea integrado en alguna distribución del pingüino.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.