Apple insinúa que FBI no distingue un iPhone bloqueado de uno libre

Apple insinúa que FBI no distingue un iPhone bloqueado de uno libre

Parece que las fuerzas de la ley son más torpes de lo que se pensaba.

Sigue la lucha entre Apple y el gobierno de Estados Unidos por la instalación de un backdoor permanente en cualquier dispositivo iOS.

Tim Cook, CEO de Apple se ha mantenido como uno de los principales protagonistas de esta historia y ha vuelto a salir a la luz pública, revelando parte de los procesos actuales que ejecuta Apple para desbloquear un dispositivo involucrado en una investigación penal, insinuando en su relato que las fuerzas de la ley tal vez no saben distinguir entre un smartphone bloqueado por contraseña y uno que no.

En un reportaje con el New York Times se confirmó que el equipo de Cook efectivamente realiza desbloqueos de iPhones cuando es necesario, pero el FBI y demás instancias deben asistir a las oficinas de la compañía para solicitar y justificar la intervención. Aunque esto ha generado más de una torpeza:

En una ocasión, luego de que los oficiales de la ley llevaran a toda prisa un iPhone a las instalaciones de Apple para extraer sus datos, nuestros ingenieros descubrieron que ni siquiera tenía habilitado el bloqueo por contraseña…

Bastaba con encender el smartphone para acceder a él. La historia del diario pone de manifiesto la torpeza y enredo que genera el sistema actual de intervención, pero resulta preferible a la instalación de un backdoor.

Steve Wozniak acaba de salir anoche a respaldar la postura de Apple, mientras el debate sigue vigente. Los siguientes días serán cruciales para la resolución de esta controversia.