Samsung cambia el sensor de huellas dactilares por uno de venas

Samsung cambia el sensor de huellas dactilares por uno de venas

Las venas en la muñeca tienen una forma única e irrepetible, como el patrón de las huellas digitales.

Se ha filtrado una extraña e interesante patente desarrollada por Samsung para aplicarse tentativamente en futuras generaciones de su línea de relojes inteligentes, cuyo diseño se mantiene como uno de los más atractivos, pero con varios puntos por mejorar aún.

La tendencia actual en materia de métodos de autentificación es el uso de huellas dactilares para comprobar la identidad del dueño del dispositivo, pero Samsung se plantea ir un paso más allá, utilizando un escáner de venas para verificar al portador del smartwatch.

La patente, descubierta por Fast Company, describe un peculiar sistema de reconocimiento donde el dispositivo crea una suerte de retrato digital tridimensional con la estructura y características de las venas del portador, cuyas cualidades son tan únicas como una huella digital, para comprobar su identidad al intentar acceder a las funciones del smartwatch por primera vez.

Luz infrarroja y un par de sensores serían los encargados de realizar el proceso de comprobación, para dotar al Samsung Gear de una cualidad casi futurista, aunque su aplicación podría expandirse más allá de un mero sistema de seguridad.

En PC World, por ejemplo, consideran que esta tecnología de comprobación podría ser también útil más adelante, cuando el Internet de las Cosas se integre por completo con los dispositivos vestibles, para garantizar una experiencia más ágil y personalizada.

No existen mayores rastros sobre este innovador sistema creado por Samsung más allá de la patente encontrada, pero es posible que  se sepa más sobre sus aplicaciones en los próximos meses.