Mira a este pingüino trotar por la ciencia

Un grupo de científicos estudió su divertida manera de caminar.

Para sobrevivir al frío, los pingüinos deben abastecerse de mucho pescado y comer hasta reventar engordar lo suficiente para mantenerse calentitos. Evidentemente, les sale una enorme panza. Cuando nadan no se nota, pero cuando están en tierra los pobres deben arreglárselas para mantenerse erguidos y terminan caminando algo raro.

Su estilo de caminata fue objeto de estudio para la bióloga Astrid Willener y sus colegas, así que lo que hicieron fue meter a unos cuantos pingüinos en una máquina trotadora para analizar cómo el peso influencia en su divertida manera de caminar.

Los investigadores publicaron el estudio en PLOS One, en donde exponen el experimento de 10 pingüinos caminando a 0.75 millas por hora (el video, en realidad, está a una mayor velocidad). A través de unos monitores llamados acelerómetros, observaron su comportamiento antes y después de ayunar.

El resultado que lanzó la investigación es que a los pingüinos más gordos les cuesta más mantenerse estable y se tambalean más al caminar, de hecho se caen fácilmente. Por eso es que caminan algo divertido.

ticker_ht_fatpenguins

¿Se imaginan a los pingüinos caminando regularmente en las trotadoras? Quizá terminarían caminando de lo más elegante… Ok, no.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.