Este científico convirtió elementos de la tabla periódica en música

El movimiento de las vibraciones de las moléculas crean sonidos bastante particulares.

Asociar el movimiento de las moléculas a una pieza musical puede ayudar a los científicos a identificar detalles que pueden ser complicados de captar tan solo con la vista, esa es la idea que tiene un científico del Instituto Tecnológico de Georgia.

Parece difícil imaginar cómo sonarían los elementos de la tabla periódica, pero el ingeniero mecánico Asegun Henry ha logrado captar sus sonidos y ha solicitado a la Fundación Nacional de la Ciencia (en inglés National Science Foundation) crear una aplicación que catalogue una pequeña pieza musical única para cada elemento en la tabla periódica.

Ya no necesitaremos basarnos en textos, esquemas o documentos de ese tipo para comprender las diferencias entre las estructuras moleculares (sólidos, líquidos y gases), ahora podemos “escucharlas” también. En relación a su hallazgo, Henry mencionó en Gizmodo:

Tengo la esperanza de que será una herramienta interesante para enseñar la tabla periódica, pero que también le dará a la gente una noción sobre la idea de que el universo entero está en movimiento y haciendo ruido.

Su estudio sobre la sonificación ha sido publicado en el Journal of Applied Physics.

Las materias obtienen sus propiedades por una estructura molecular, pero estos componentes no son estáticos, están constantemente vibrando a medida que los enlaces entre los átomos que generan las moléculas se mueven. Es como en la imagen de arriba, el típico dibujo de unas cuantas esferas unidas por elásticos que se pueden mover de cualquier manera y esas son las vibraciones de las que hablamos, interactúan entre ellas como ondas. Mientras mayor sea la cantidad de átomos en una molécula, más combinaciones entre los distintos modos de vibraciones son posibles.

Un ejemplo de esto, es el sonido del silicio cristalino, el cual subió a YouTube el mismo investigador:

El sonido parece sacado de una película de terror (?). Henry aún se encuentra buscando un mecanismo subyacente sobre este fenómeno, pero sin duda su hallazgo es muy interesante y podría revolucionar la ciencia en un futuro.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.