Realidad Virtual, ¿el siguiente gran éxito tecnológico?

Realidad Virtual, ¿el siguiente gran éxito tecnológico?

La Realidad Virtual llegó apoyada de múltiples compañías, pero ¿será suficiente para garantizar su éxito?

De la Realidad Virtual (VR, por sus siglas en inglés) se viene hablando desde hace algunos años, y este CES 2016 que acaba de terminar, fue una de las tecnologías que más se empujaron, y que más cantidad y variedad de productos presentó. Pero, ¿será la realidad vitual el siguiente gran salto tecnológico o terminará conviertiéndose en un “éxito mediano” como lo es hoy el 3D?

Tecnología cara para envidiosos

Desde mi punto de vista se trata, al igual que el 3D, de una tecnología para envidiosos. Donde no se puede compartir la experiencia, a menos que todos los participantes tengan su propio visor de VR. Eso ya representa una barrera que no sólo limita la experiencia, sino que la encarece pues, de momento, todas las propuestas que han presentado las compañías con respecto a sus visores de VR, son caras o cuando menos no son accesibles para todos.

“Es una idea buenísima, [en la] que la tecnología actual no es lo suficientemente barata como para volverse popular, funcional de verdad y accesible para todos.” –York Perry.

Y si sólo se tiene un visor VR, ya estoy viendo las peleas para compartirlo entre la familia. En definitiva, no se trata de una tecnología social. Quizás eso sea distinto si se habla de experiencias en línea, como en los videojuegos, pero ese es otro tema del que mi compañero David Muñoz, les cuenta en Niubie.

El mundo me da vueltas y marea

Otro obstáculo que tiene que superar la VR, es la comodidad hacia nosotros. Si en ocasiones nos cansamos de lentes ordinarios, utilizar un visor es todavía más intrusivo. Además que tiene que engañar a nuestros ojos y cerebro para crear ambientes inmersivos en 3D, situación que a muchos puede costarles trabajo y hasta ocasionar mareos después de algún tiempo de uso.

(cc) Flickr | Maurizio Pesce

Estoy seguro con el perfeccionamiento de esta tecnología, estos problemas se irán solventando, pero se tratará de avances generacionales, por lo que si la VR va a tener éxito, entonces se necesitará de paciencia. Pues está claro que el ser humano se logra adaptar con éxito a nuevas tecnologías, pero esta es una que se mete directamente con nuestro cerebro.

“El ser humano lleva millones de miles de años con una fisiología y adaptado a un contexto, tres años de Oculus no cambian eso, ni 10, ni 20. Oculus no es una cuestión natural ni una experiencia transversal” –Raúl Estrada.

Sin embargo, ¿el ser humano podrá adaptarse a la VR para asegurar el éxito de esta tecnología? A diferencia de otros avances, como volar, el VR no cubre ninguna necesidad. No es indispensable para viajar (como los aviones), no es de gran ayuda para cocinar (como el microondas), ni es forzosa para el entretenimiento. Se trata de una pregunta, de la cual todavía no tenemos respuesta.

“El 3D y la Realidad Virtual, probablemente de momento no son una necesidad. El primero quedó fuera por eso de hecho, porque las personas se dieron cuenta que no era necesario.” –David Muñoz.

El contenido es el rey… ¿de la VR?

Otra clave importante para considerar el éxito de un nuevo formato, es el contenido. Sin contenido, de nada sirve tener los formatos más novedosos. Hoy, el contenido en 3D está limitado, el que existe es muy poco y es caro. Ni siquiera hay transmisiones de canales por televisor en este formato.

Hoy, a pesar de que el mercado se empieza a llenar de televisores 4K, y ya fueron presentados los primeros modelos 8K y 12K, el contenido al día de hoy es prácticamente inexistente y las televisoras sólo transmiten a 1080i. La clave, de momento, es en todas esas cámaras capaces de grabar en 360° que aunque no son baratas para el público en general, da un respiro para los creadores profesionales de contenido.

(cc) Flickr | Nan Palmero

Con esos antecedentes, el panorama de la VR no luce muy alentador, salvándose, quizás, por los videojuegos en donde está siendo fuertemente impulsada por Oculus, Sony y Microsoft.

Por supuesto, está el tema de la pornografía, una industria de la pocos hablan abiertamente, pero que sin duda logra ser un fuerte aliciente para el entretenimiento en general. Muchos dicen que si esta industria apoya fuertemente a la VR, el éxito podría estar asegurado. Yo no estoy tan de acuerdo, creo que alcanzarían un éxito de nicho, pero no general.

“Yo vi una porno con los Cardboard” –Luis Miranda.

Desde mi particular punto de vista, no creo que la Realidad Virtual sea la siguiente gran tecnología. Creo que llegará, causará algo de revuelo y convivirá con lo que hoy ya tenemos sin masificarse del todo. Y aclaro, por supuesto, que puedo estar totalmente equivocado. Ya el tiempo lo dirá.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.