Propuphine es un implante subdermal para combatir adicción a opiáceos

Propuphine es un implante subdermal para combatir adicción a opiáceos

El implante Prophine podría representar un problema por su corta duración y propiedades adictivas.

Todo apunta a que los implantes serán una realidad bastante común en el futuro cercano para los sectores médicos y de salud, desde aquellos que nos ayudarán a inhibir la sensación de hambre hasta el casi aprobado Propuhine, que se presenta como una alternativa de vanguardia en el tratamiento de adicciones a opiáceos.

De acuerdo con un reporte de Braeburn Pharmaceuticals, en la más reciente reunión del panel de expertos de la Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos, se recomendó la aprobación del Propuhine, como una opción factible para combatir la adicciones a opiáceos, tales como analgésicos fuertes, o painkillers, heroína, y prácticamente todo lo que se metía Hugh Laurie en la serie de TV House M.D.

(C) braeburnpharmaceuticals

El implante, según reporta ArsTechnica, ha sido desarrollado en conjunto por Titan Pharmaceuticals y Braeburn Pharmaceuticals, y se compone por varilla del tamaño aproximado de una cerilla, que se coloca en la capa subdermal de la piel para proporcionar dosis diarias de buprenorfina, que es uno de los tratamientos médicos más comunes para los adictos a opiáceos hasta por seis meses.

Pero no todo son voces de aprobación para el Prophine, ya que cuenta con una cualidad limitada que puede condicionar su efectividad real: cada implante tiene un periodo efectivo de funcionamiento que puede variar de los dos a los seis meses, en contraste el proceso de un sujeto en rehabilitación contra adicciones de este tipo puede tomar años.

La ironía es que la aprobación del Propuhine ahora abre la posibilidad de que sus consumidores sólo cambien de sustancia a la que dependen.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.