Nomofobia en Chile: La adicción al celular

Nomofobia en Chile: La adicción al celular

Nada que ver con los “gnomos”; se refiere al miedo a salir de casa sin el smartphone.

¿Pasas mucho tiempo pegado a tu celular? ¿Te han dicho alguna vez que lo dejes de lado mientras tienes una conversación? ¿Te has devuelto a tu casa a  buscar tu smartphone? A casi todos nos ha pasado. Nos parece primordial mantenerse conectado, y el celular ya se ha convertido en un bien de primera necesidad, pero algunas veces perdemos el control sobre el uso de éste.

Un estudio a cargo de GfK Adimark y Entel arrojó cifras impactantes sobre la población chilena y el uso del smartphone. Se realizó con el fin de entender la nomofobia en Chile (abreviación de “no mobile phone phobia” en inglés), el miedo a no estar con el celular. Cuando nuestro dispositivo se descarga a medio día o se nos queda en casa comenzamos a desesperarnos y a tener una sensación de incomodidad. A esto se le llama nomofobia.

Existen casos tan anecdóticos como insólitos, por ejemplo, revisar el celular al conducir, en un funeral o en una cita médica. Los resultados muestran la dependencia del chileno hacia su dispositivo móvil y para esto entrevistaron a 497 personas, de entre 15 a 45 años y de todos los niveles socioeconómicos.

La investigación arrojó que el smartphone es el dispositivo tecnológico más importante para los chilenos, y el mayor uso que le dan es para la mensajería instantánea y las redes sociales, WhatsApp en primer lugar y en segundo Facebook.

¿En qué situaciones ocupan más el celular?

Las situaciones en que más utilizan el celular los chilenos son: cuando van al baño, con un 69%, y cuando comen, con un 42%. Además, un 22% de la población ha declarado que ha revisado sus mensajes durante una cita médica o psicológica, mientras que el 39% los ha revisado en una misa o un funeral.

87% de la población revisa el celular antes de dormirse en la noche y un 76% antes de levantarse, siendo los jóvenes y las mujeres quienes lideran estos indicadores. También se usa mucho el smartphone en la intimidad: un 45% de los chilenos ha revisado sus mensajes después de tener sexo.

Pero sin duda un rato impactante que lanzó la investigación fue que un 55% prefiere que se les queden en la casa las llaves antes que el celular y un 31% prefiere que se le quede la billetera. Y de ser así, más de la mitad se devolvería a buscarlo.

Según el estudio, a los chilenos les parece más insoportable estar sin el celular en reuniones sociales más que en actividades académicas o laborales, lo cual tiene sentido; el smartphone cumple un rol social importante en lo que es registro de eventos, es decir, se ha vuelto primordial para poder sacar fotos, grabar videos y luego compartirlos en la red.

Por otro lado, el 44% de los chilenos ocupa su celular mientras camina, le sigue con un 27% cuando están al volante, pero solo en luz roja, y un 15% cuando están conduciendo. Una cifra alta para lo que puede ser una de las mayores causas de accidentes.

Pero esto no queda ahí. Hay gente que le molesta que pasen pegados al celular y lo ha hecho notar. A un 56% le han pedido que deje de usar el celular o lo use menos. Pero no es solo el resto el que ha notado esta tendencia, si no que los mismos nomofóbicos se han dado cuenta: el 55% ha pensado que usa mucho el teléfono móvil.

¿Quiénes usan más su Smartphone?

La mujer es la que más utiliza el celular. Se le atribuye esto a la idea de que es “multitasking” (que pueden hacer varias cosas al mismo tiempo) y que además es más “comunicativa”. Por esto necesita estar siempre conectada con todos sus “micro entornos”: los hijos, la pareja, los amigos, el trabajo, apoderados del colegio, etc., pero a la vez, puede continuar haciendo sus actividades.

Catalina Correia, la directora de comunicaciones de GfK Adimark, comentó este resultado:

La mujer tiene esta capacidad, que no solo le gusta hacerlo, sino que también tiene la capacidad cerebral para poder hacerlo. O sea, la mujer es bastante efectiva, entonces puede estar en una reunión poniendo atención, pero comunicándose con las amigas, con el papá si está enfermo, con el grupo de WhatsApp de los apoderados del colegio, etc.; versus un hombre que prefiere tomarse sus tiempos, en la reunión está en la reunión, cuando sale llama a la casa. O sea va, de alguna manera, haciendo el tema consecutivamente y no todo al mismo tiempo como lo estaría haciendo la mujer a través del teléfono celular.

Por otro lado, el segmento socioeconómico que más presencia tiene en los resultados es el D. Una de las principales preocupaciones de las empresas de telecomunicaciones ha sido que el celular sea transversal y todos puedan tener uno. Es por eso que ahora el sector D está teniendo cada vez más acceso a los smartphones y existe un impacto su parte, debido a todas las herramientas que entrega este dispositivo: mantenerse conectado a internet, hablar con sus seres queridos y obtener contenido e información.

“En la mayoría de los indicadores aparece como el usuario más intensivo. Y ahí, lo que nosotros pensamos es que efectivamente éste es un segmento que se está incorporando recién al mundo de los smartphones”. Para ella, factores como “la novedad” explica esta tendencia. “Todo te sorprende, todo es nuevo, todas las aplicaciones son entretenidas”, dijo la directora.

Y ahora, ¿qué debemos hacer con estos datos?

El gerente de marketing de Entel, Rodrigo Solar afirmó que:

Lo importante es que nosotros recogemos esta tendencia para poder hacernos cargo y mostrarles de esta manera, con estos datos, que hay cosas que obviamente uno tiene que de repente estar y otras veces no estar. Y eso, “vivir mejor conectado” para nosotros, en el fondo, significa precisamente tener esa capacidad de estar on y off a la vez. “On” cuando uno necesita estar conectado, cuando necesita datos, información, etc., y “off” cuando de repente uno está en una reunión o en un funeral, o en alguna cosa que es más importante, tal vez debiera sacarse el celular.

Si bien la investigación ha contribuido al estudio de los fenómenos sociales que involucran avances tecnológicos,  podemos utilizar estas cifras para comenzar a crear conciencia sobre la extrema dependencia hacia los smartphones y promover el uso responsable de las nuevas tecnologías.

Hoy en día revisar el celular mientras se conduce es tan peligroso como manejar con un par de copas encima, y además, esta tendencia de estar pegado al celular también afecta nuestras relaciones interpersonales día a día.