Review Motorola Moto X Style [W Labs]

Review Motorola Moto X Style [W Labs]

Uno de los teléfonos más completos de Motorola.

Motorola se ha consolidado en el último tiempo como una marca con dispositivos que han resultado ser una alternativa interesante ante las compañías que dominan el mercado. Si bien algunos modelos no han sido cambios radicales con respecto a su antecesor, éstos han ganado popularidad gracias a su diseño y características técnicas.

Moto X Style forma parte de esa gama alternativa que muchos buscamos. El teléfono no es caro, tampoco barato. Las prestaciones son buenas y lo mejor de todo es que ofrece una experiencia Android pura, cualidad que adoptó la marca luego de formar parte de Google durante varios años.

Especificaciones Técnicas

Fabricante Motorola
Modelo Moto X Style
Origen China
Bandas Red 2G
GSM/GPRS/EDGE
850 / 900 / 1800 / 1900
Bandas Red 3G
UMTS/WCDMA/HSDPA/HSPA+
850 / 900 / 1700-2100 AWS / 1900
Bandas Red 4G LTE B1, B2, B3, B4 (AWS), B5, B7 (Chile), B8, B12, B17, B20, B25, B28 (Chile) B40, B41
Pantalla IPS LCD de 5,7 pulgadas – 1440 x 2560px – 520 ppi- Corning Gorilla Glass 3
Hardware Interno Procesador Qualcomm Snapdragon 808 dual core 1,8GHz (Cortex A57) + Quad-Core a 1.44GHz (Cortex A53), GPU Adreno 418, 3GB de RAM, 16/32/64GB de almacenamiento interno con soporte para tarjetas MicroSD de hasta 128GB
Altavoces Estéreo
Conectividad Bluetooth 4.1 A2DP, EDR, LE – Wi-Fi 802.11 a/b/g/n dual-band – Wi-Fi Hotspot  – NFC
Métodos de ubicación Red / Wi-Fi / A-GPS
Sistema Operativo Android 5.1.1 Lollipop
Cámaras Trasera con sensor de 21 MP – Apertura f/2.0 – Doble flash LED con doble tono – Grabación de video 4K, 1080p – HDR para fotos – Sensor frontal de 5 MP con flash LED
Puertos/Ranuras Nano SIM – Micro USB – Jack 3.5mm (audífonos y/o manos libres)
Dimensiones y Peso 153,9 x 76,2 x 11,1 mm – 179 gramos
Resistencia al agua Certificación IP52 – Solo resistente a salpicaduras, lluvia o líquido ocasional
Batería 3.000 mAh No Removible

Gran tamaño, pero cómodo a pesar de todo

En primera instancia, tenemos un aspecto físico que, en comparación a otros equipos de la compañía, llama la atención por sus dimensiones. Nos encontramos con un denominado “phablet” con todas sus letras, que alcanza los 15,3 centímetros de alto, 7,6 de ancho y un grosor de 1,1 cm en su parte más gruesa.

En tanto, su peso logra los 179 gramos, lo cual lo hace en cierto modo ligero pero seguro a la hora de manipularlo.

Estas características pueden engañar en un comienzo, pero luego de un tiempo de uso, la comodidad al momento de transportarlo se nota, a tal punto de que llevarlo en el bolsillo no resulta un problema, más allá de lo grande que es.

Gran parte de este tamaño se debe a su pantalla IPS de 5,7 pulgadas, la cual a diferencia de otros modelos, logra una muestra de los contenidos bastante brilloso y nítido, al igual que un contraste que cumple bien, pero que eso sí no es el mejor del mercado.

De todas formas, la inclusión de esta nueva tecnología es un punto favorable, ya que en base a la experiencia con otros equipos de la línea Moto X, sin duda el Style logra establecerse en este apartado como la mejor.

Otro detalle a considerar es que, a diferencia de otros equipos, el ángulo de visión no afecta a los usuarios, por lo que podemos distinguir lo que se nos muestra en la pantalla desde cualquier punto, sin tener problemas o pérdida de detalles si tomamos el equipo de una manera determinada.

Por otro lado, una novedad que se agradece es el añadido de la ranura microSD, que permite expandir los 32GB de capacidad interna hasta 128GB. Un adimento que mucho se le pedía a los Moto X desde hace algún tiempo y que por fin Motorola ha escuchado, más cuando se está próximo a recibir actualizaciones como la de Marshmallow y podamos destinar espacio solo a nuestros documentos.

Rendimiento a la altura

En cuanto al desempeño, el modelo de Motorola cumple sin problemas ante las exigencias que un usuario corriente puede someterlo. Todas las aplicaciones corren de manera fluida, sin sentir con el correr de los días algún tipo de lag o bien percibir ciertos tirones en el sistema operativo.

Prueba de aquello es que fácilmente el equipo podía cubrir la utilización de plataformas pesadas, como Periscope, y a la vez estar probando algún juego como Modern Combat 5. De hecho, en cuanto al desempeño de títulos como el último mencionado, Style los maneja con propiedad.

Un Snapdragon 808 y 3GB de RAM hacen que el Moto X logre respuestas esperadas, sin retraso alguno, más allá de que no pueda competir con terminales más potentes.

Eso sí, la presencia del procesador anteriormente señalado genera un sobrecalentamiento que ya ha sido cuestionado por otros usuarios. Una sensación que no empaña para nada la experiencia, pero que sí se percibe y que puede poner el ojo de alerta en cuanto a los sistemas de refrigeración de los procesadores.

Cámara mejorada

Otro aspecto que siempre se les cuestionó a los equipos de Motorola fue su cámara, una herramienta que es parte clave a la hora de adquirir un smartphone para varios usuarios. Dicho lo anterior, en esta ocasión la compañía ha realizado muchas mejoras, pero sigue no siendo un elemento que pueda competir con las mejores del mercado.

No se confunda, bajo ningún punto de vista estamos ante un mal desempeño, pues de hecho los 21 MP que ofrece el terminal (con resoluciones de 5.344 x 4.008 pixeles), otorgan imágenes superiores con mucha diferencia sobre los teléfonos antiguos, añadiendo otras posibilidades, como por ejemplo el modo nocturno, que si bien hace que las imágenes bajen a 3 MP, sí se logra buena estabilidad y poco desenfoque.

A continuación algunas imágenes, recuerda dar clic en cada una para verla en tamaño original.

En cuanto a los videos, logramos calidades de 1080p y 4K, además de poder grabar en cámara lenta, lo que da buenos efectos a nuestros registros.

1080p

4K

Con respecto a la cámara frontal, tenemos una de 5 MP que cumple en su función, ya que se parece a las imágenes que se obtienen con el Moto G 2015. Ante esto, es mejor realizar las imágenes en espacios abiertos y con luz, más allá de tener la opción del flash LED.

Sin embargo, poco más se puede añadir de esta característica, ya que sigue manteniendo el software clásico de los equipos Motorola, dando las opciones justas a la hora de tomar una imagen.

Batería precisa, pero puede ser más

Durante los pasados Moto X, uno de los puntos que llevaron críticas a estos terminales fue la duración de la batería, ya que en vista de sus buenas prestaciones, daba la sensación de que durante el día tendríamos que estar con precaución para cargar el equipo.

Con el Style, esa preocupación se ha reducido en parte, debido a que si bien tiene un tamaño de 3000 mAh de capacidad, que permite por ejemplo en un uso tradicional (con utilización de redes sociales y una que otra aplicación exigente) alcanzar las 8 horas, hay opciones con una duración mayor.

De todas formas, si su uso es más bien regular, en donde no utilicemos por ejemplo juegos y sólo nos dediquemos a navegar) podemos superar las 10 horas de autonomía, lo que lo hace un equipo que está dentro de lo esperado en la actualidad.

Ejemplo de esto es que a la hora de ponerlo a prueba (que arrancó a las 09:00 horas), la batería comenzó a dar el aviso de poca carga tras las 9 horas de uso (cerca de las 18:00), por lo que uno puede darse la idea de cuánto efectivamente perdura la batería.

Android (casi) puro

Una de las particularidades de los equipos Motorola es la posibilidad de ofrecer un sistema operativo limpio, sin la típica carga de otras compañías con bloatware que poca utilidad se puede obtener para un usuario común. En el caso del Style, tenemos nuevamente esta posibilidad, con una plataforma que desde el primer minuto no nos obliga a ocupar ninguna app que pueda entorpecer el desempeño del equipo.

De todas formas, el terminal cuenta con otras funciones que enriquecen la experiencia, como es el caso de la aplicación Moto, tal como pasaba en smartphones anteriores de la línea, que permiten controlar el equipo con la voz, agitar el dispositivo y conseguir luz con el flash de la cámara, para ser usado como linterna. También está Assist, que nos permite reconocer los lugares que más frecuentamos y así poner el celular en determinados modos.

Más allá de esto, solo son 4 las aplicaciones preinstaladas por Motorola, dándonos un equipo que cuenta con un Android Lollipop 5.1 muy puro y limpio, que hace a la larga no resentir el rendimiento y permitiendo un mayor espacio a nuestros datos.

Conclusión

Como usuario de equipos de Motorola, la interrogante sobre si es necesario hacer un upgrade surgieron al momento de ver este equipo. A priori, pensé en las dificultades por el tamaño y por algunos otros elementos que no me convencieron del todo, principalmente por el tema de la cámara.

Sin embargo, las buenas sensaciones que otorgó el dispositivo al momento de usarlo en los días, con ausencias de lag al momento de utilizar distintas aplicaciones, hacen del Moto X Style recomendable.

Su diseño, prestaciones y desempeño en general lo hacen un smartphone que cumple en varios aspectos, aunque aún hay tarea por mejorar para estar a la altura de los más potentes, como en el apartado de la duración de batería, cámara y otros factores.