Las webseries, la revolución audiovisual que arremete en la cultura móvil

Las webseries, la revolución audiovisual que arremete en la cultura móvil

El formato gana adeptos y su ecosistema digital hace más viable su desarrollo, pasando el filtro burocrático de la TV tradicional.

Hace algunos días estuvo de visita en Chile, Reed Hastings, CEO y fundador de Netflix. En esa oportunidad, el nuevo rey de la industria audiovisual señaló tajante que “de acá a 30 años más la televisión tradicional se acabará“.

Y las huellas de ese vaticinio ya parecen encontrarse en el mercado de los canales de TV abierta y de cable, que ya registran millonarias pérdidas (salvo contadas excepciones) y que parecen arriesgar cada día más adeptos con la irrupción masiva de la tecnología móvil y del servicio streaming.

Por eso quisimos indagar en el fenómeno de las llamadas “webseries”, referente icónico de esta transformación y esta forma de consumo. Para eso partimos la conversación con Gustavo Morandé, CEO de “El Telón”, la popular aplicación que además de transmitir en vivo las señales abiertas y algunas regionales y de cable, también ha incorporado material exclusivo para la web, como las producciones chilenas “Apps”, “Sobremesa”, “Freaklances” y “Gringolandia”, pasando por las argentinas “El amor en los tiempos del chat” y “Famosos” y las españolas “Cálico Electrónico” y “LaVida.es”.

Fayerwayer: ¿Cómo les ha ido con las webseries, que llegada ha tenido entre los usuarios?

Gustavo Morandé: Es un formato que va en ascenso, cada vez es más la gente que las consume y las comenta. De a poco también hemos ido aumentando el catálogo de El Telón e incorporando más webseries de Latinoamérica a nuestra plataforma.

¿Cuáles crees tú que son las potencialidades de este formato?

Por un lado, la posibilidad que tienen los realizadores de trabajar más libremente que en la televisión y con menores costos. Por otra parte la menor duración de los capítulos permite que las personas las puedan consumir en cualquier lugar y en cualquier minuto, sobre todo desde dispositivos móviles.

En el caso de El Telón, ¿En qué se fijan para incorporar a su parrilla una determinada webserie?. ¿Qué elementos deben poseer para ser atractivas para sus usuarios?.

Buscamos historias entretenidas y rápidas, con buenos personajes que enganchen con nuestros usuarios. Pueden ser series de humor, acción, suspenso o incluso terror.

¿Cuál es la recepción que han tenido las webseries chilenas como “Gringolandia”, “Conversaciones en un taxi…” y “Sobremesa”?

En Chile el género está avanzando a pasos agigantados, incluso con muchos actores reconocidos de cine y televisión incursionando en sus primeras webseries, como es el caso de la serie “Apps”, que estrenamos en El Telón en abril y que está preparando su segunda temporada. Por otro lado, hay casos como el de Gringolandia que está marcando un hito al estrenar su tercera temporada por Netflix.

¿Crees que con estos formatos (además de ustedes, Netflix, Youtube, Amazon TV etc) la TV tradicional está condenada a morir y a una reinvención completa?

No creo que la TV tradicional vaya a morir, sino que se va a tener que reinventar. Buscar nuevos modelos de negocios más allá de la publicidad tradicional, llevando su catálogo de contenidos a plataformas móviles como la nuestra e invirtiendo en nuevo contenido premium y apuntado a las nuevas generaciones.

¿Cómo es vuestro público objetivo. Qué características sociales y de consumo tienen? Es un formato transversal o solo para un grupo en particular?.

El público de El Telón es totalmente transversal, debido principalmente a que nuestra app es totalmente gratuita. Su mayor consumo se da en hombres y mujeres de 18 a 30 años.

GRINGOLANDIA: LA WEB SERIE CHILENA QUE CONQUISTÓ NETFLIX

Uno de los mejores referentes para este nuevo tipo de producciones pensadas para formatos digitales es “Gringolandia”, producción a cargo de Cristóbal Ross y protagonizada por el actor Koke Santa Ana.

La webserie que comenzó siendo un hit en Youtube y que fue transmitida por El Telón, llegó al gigante Netflix, con el desafío de seguir enganchando nueva audiencia.

Conversamos con su director, Cristóbal Ross:

¿Qué te ha parecido trabajar con el formato de WebSeries y que ventajas y desventajas le ves a esto?

Ha sido increíble, tiene gran potencial porque llegas a un público global, puedes conectar y conversar con tu audiencia, puedes integrar orgánicamente marcas en el contenido, y por último, en mi caso personal fue una gran escuela, ya que no tengo estudios audiovisuales formales. Una desventaja es que el mercado chileno aun no esta tan maduro como el de Estados Unidos para apostar por este tipo de contenido, pero hay cada vez más marcas sumándose con buenísimos resultados.

 Háblanos un poco de la experiencia de “Gringolandia” y como ha sido la recepción del público. ¿Le ha gustado la distribución de la serie en este formato?.

Bueno, Gringolandia no podría haber visto la luz en otro formato, así de simple. La “burrocracia” y falta de visión de la TV la hubiese matado en la etapa de idea. Y fue precisamente la gente la que con sus comentarios y compartiendo la serie, es que hoy somos de las primeras series en el mundo en pasar de YouTube a Netflix. Eso de “web” serie es un nombre temporal, al final, son solamente series porque contenido “web” es lo único que habrá en poco tiempo más.