[metroimage ids=”38-191437,38-191439,38-191441,38-191444,38-191447,38-191450,38-191453,38-191456,38-191458,38-191459,38-191461,38-191463,38-191464,38-191466,38-191468,38-191471″ imagesize=”large”]

Estas fotos muestran cuanto dependemos de los teléfonos

El fotógrafo Kamil Kotarba quiere que la gente reflexione sobre el fenómeno de mirar la pantalla a cada rato.

Que muchos usamos el teléfono todo el día y a cada rato no es novedad. Ya sea para tareas triviales como ver las redes sociales o la más reciente foto de Instagram del resto, o bien para cuestiones más útiles como responder correos y tareas asociadas al trabajo. El aparato se convirtió en una extensión del brazo.

Para el fotógrafo Kamil Kotarba, esa dependencia de los teléfonos bien sirve para crear una serie de fotografías que ilustran muy bien lo que es el usuario actual: alguien que no puede dejar de revisar la pantalla del móvil.

La exposición se llama Hide and Seek y según Kotarba le explicó al Huffington Post que si bien la idea es bien trivial, nació al ver el comportamiento de la gente a su alrededor. “Terminé usando el teléfono a cada rato, sin razón, solo para revisar el Facebook, ver Instagram o simplemente para pasar mi dedo por la pantalla sin pensarlo mucho. La tecnología cambió mi comportamiento diario”.

“Solo quise fotografiar el fenómeno y provocar reflexión”, explica el fotógrafo.

Las imágenes son una composición de dos imágenes: primero, una de la persona en algún lugar usando el teléfono y una segunda imagen sin el sujeto.

Esto debería generar algún tipo de reflexión sobre lo que los smartphones significan en la vida de las personas, pero todos sabemos que más allá de la curiosidad al ver las fotos, nada va a cambiar. ¿O si?

Entre eso y que las pantallas muy brillantes pueden provocar problemas de sueño, parece como si tuviéramos algún tipo de problema.