Esta aplicación de mensajería es muy útil cuando el gobierno censura el internet

Esta aplicación de mensajería es muy útil cuando el gobierno censura el internet

Permitirá que grupos disidentes puedan compartir videos cuando el gobierno les corte la conexión.

En otras ocasiones ya hemos hablado de las aplicaciones de mensajería que usan redes malladas para comunicarse cuando el gobierno ha cortado el Internet como medida de mitigación de protestas. Sin embargo, para Paul Brusse y Johan Pouwelse, investigadores de la Universidad de Tecnología de Delf en Holanda, hay una pregunta fundamental que aún queda por responder: “¿Cómo poder descargar las aplicaciones si no hay conexión a la red?”

Usando las mismas conexiones Bluetooth y NFC presentes en los smartphones, este equipo de investigadores holandeses está desarrollando una aplicación capaz de compartirse con cualquier teléfono con sistema operativo usando las redes mencionadas, pero lo más novedoso es que incorporaría un sistema de auto-compilación que le permitiría modificarse a sí misma para compatibilizar con el dispositivo receptor, sea cual sea.

La aplicación en sí aún no ha sido desarrollada, pero sus partes pueden ser vistas en los trabajos presentados por Brusse y Pouwelse en aplicaciones como Shadow Internet, en la que se demuestra el sistema para compartir la aplicación con teléfonos sin conexión a Internet.

Mientras que la ingeniería detrás de la auto-compilación para modificarse para interactuar con cualquier dispositivo móvil ha sido expuesta como prueba de concepto en GitHub.

A juicio de sus desarrolladores, “los medios son donde la sociedad piensa, así que es vital que nosotros, la gente, controlemos los medios. La cobertura de los eventos noticiosos y debates políticos puede ser mucho mejor de lo que tenemos hoy”.

Si bien sólo parece faltar una forma de unir las partes para la creación de esta aplicación, eso no sería una tarea fácil e incluso tras 10 años de trabajo para llegar a lo que pueden hacer hoy, sus desarrolladores indican que ven hasta 10 años más para solucionar los problemas de seguridad que implica una aplicación de este estilo.