Nueva fase del carbono permite fabricar diamantes a temperatura ambiente

Nueva fase del carbono permite fabricar diamantes a temperatura ambiente

Gracias al Q-carbon los diamantes ahora podrían ser elaborados a temperatura ambiente.

El proceso de creación natural de los diamantes es bastante complejo y prolongando, con una gran cantidad de factores que intervienen para darles forma, en razón de ello se justifica el precio exorbitante de algunas piezas, sin embargo, un grupo de investigadores ha encontrado una nueva fase del carbono, materia prima de esta piedra preciosa, que permitiría crear estas joyas (o algunos derivados) a temperatura ambiente.

Científicos de la North Carolina State University, de acuerdo con un reporte de la agencia UPI, han denominado a esta nueva fase sólida como Q-carbon (carbono-Q), con propiedades distintas a las del grafito y el diamante, que pueden ser manipuladas artificialmente a temperatura ambiente y sin cambios en la presión atmosférica para crear estructuras de composición similar a esta joya.

Este descubrimiento representa un avance importante, de acuerdo con Jay Narayan (vía Phys), quien es líder del proyecto de investigación, próximo a publicarse en el Journal of Applied Physics, quien asegura que esta nueva fase sólida corresponde a a un estado propio del núcleo de algunos astros:

Ahora hemos dado con la tercera fase sólida del carbono; el único lugar donde se puede encontrar dentro de un entorno natural sería posiblemente en el propio núcleo de algunos planetas. Estos objetos de diamantes tienen una estructura de un solo cristalino, haciéndolos más fuertes que los materiales policristalinos comunes.
Todo el proceso de fabricación se hace a temperatura ambiente, básicamente usamos un láser como los utilizados en cirugía ocular para hacerlo. De modo que podemos desarrollar nuevas aplicaciones, con un proceso que en sí es relativamente barato.

Q-carbon: barato y accesible

Para dar con esta nueva fase del carbono los investigadores iniciaron con un sustrato, como zafiro, vidrio o un polímero plástico, que fue recubierto con carbono amorfo (que no tiene una estructura cristalina regular). Posteriormente el carbono fue impactado con un pulso de láser durante 200 nanosegundos. Durante este lapso, la temperatura del carbono se elevó a 4.000 Kelvin (3.727 grados Celsius) y después se enfrió rápidamente, el resultado fue lo que ahora se presenta.

El Q-carbon cuenta con algunas cualidades únicas que prometen un alto potencial para diversas industria, ya que resulta ser incluso más resistente en su estructura que un diamante natural, cuenta con propiedades ferromagnéticas, ajenas a los otros estados sólidos del carbono, y puede brillar si es expuesto a bajos niveles de energía.

Narayan considera que con este descubrimiento podrán fabricarse nanoagujas de diamante nanopuntos, o películas de diamante de gran superficie, con diversas aplicaciones para la administración de fármacos, para la ejecución de procesos industriales o para fabricar nuestas tecnologías en el sector electrónico.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.