Assassin’s Creed Syndicate [NB Labs]

Assassin’s Creed Syndicate [NB Labs]

Recuperando la confianza.

Xbox One, PS4, PC
Ubisoft Quebec
Ubisoft

Nunca me han gustado demasiado los Assassin’s Creed en general. No quiero pecar de autoreferente pero mi opinión sobre la serie, habiendo jugado muchos de ellos desde el primero, siempre ha sido similar en cuanto a que se trata de juegos llenos de contenido sin nada realmente sustancial. El modelo anual tampoco ha ayudado a la saga y Assassin’s Creed Unity el año pasado fue el punto cúlmine de una serie de cuestionables decisiones de Ubisoft.

Unity no debió haber salido a la venta como lo hizo aquel 11 de noviembre de 2014.

Entre Unity y Assassin’s Creed Syndicate transcurrió menos de un año y quien lo diría, el nuevo Assassin’s Creed es todo lo que ningún juego de la serie ha sido antes y más. Comenzando porque los protagonistas son dos hermanos gemelos, Jacob & Evie Frye, que comparten movimientos y habilidades pero cuya diferenciación dentro del combate se nota, sobre todo conforme han pasado las horas y se han gastado puntos de experiencia. Jacob es todo combate frontal, Evie es ir en silencio y sorprender al enemigo por la espalda.

Desde la primera misión a la última, Syndicate se siente mucho más enfocado en su objetivo que cualquier Assassin’s Creed anterior. En la práctica esto no quiere decir que las misiones sean simples ni todas iguales, sino que cumplen un objetivo fijo dentro de la historia del juego y nunca jamás parecen relleno. Recalco lo anterior porque, de verdad, las misiones de historia son bastante ágiles. El sistema de “misiones de preparación y luego una de asesinato” se mantiene en las secuencias del juego, pero hay algo que esta vez lo hace diferente.

¿Qué, exactamente?

A grandes rasgos la respuesta a esa pregunta es una suma de varias cosas. Tanto Jacob como Evie ahora no tienen problemas para navegar por los escenarios y atrás parecen haber quedado los días en que una simple caja en medio de la nada frenaba una carrera hasta velocidad cero. Gracias al gancho tipo Batman, subir de edificio en edificio es un ejercicio menos “torpe” y más veloz. Recorrer la ciudad también lo es ya que ahora no solo se camina, sino que también se puede usar/robar un carruaje, que es bastante más rápido que correr.

Asesinar a un blanco en medio de una zona plagada de civiles y soldados templarios se puede hacer muy rápido con la ayuda de otros integrantes de la banda callejera de los Frye, llamada Rooks. Con cuatro o cinco reclutas causando distracción, el resto puede ser pan comido si se juegan bien las cartas.

En Syndicate también hay que subirse a atalayas a desbloquear actividades de relleno (secundarias) que implican liberar a los niños trabajadores de una fábrica, asesinar a un blanco específico o asaltar el cuartel de una banda rival. Estas misiones sirve para “limpiar” distritos dentro de la ciudad y sí, son requisito para avanzar en la historia una vez completada cierta secuencia, pero esa secuencia está bien avanzado durante el juego y lo más seguro es que al llegar a ella, ya haya al menos un par distritos libres de amenaza enemiga.

La historia de Syndicate no es nada del otro mundo y de hecho se mantiene el modelo tipo “Forrest Gump”, en el cual los protagonistas se cruzan cada cierto tiempo con algún personaje histórico. Pero lo importante aquí es que el juego se siente siempre bien cohesionado entre mecánicas, misiones y guión que, sin traicionar a Assassin’s Creed como serie, cumple con ser interesante e históricamente llamativo.

Syndicate ya no se siente como el Assassin’s Creed lleno de relleno y a veces tedioso. Esta versión es todo lo contrario: más rápida, más directa y más al grano. Y dura las mismas 30 horas que los juegos anteriores.

Conclusión: El mejor Assassin’s Creed

Assassin’s Creed Syndicate es por lejos el mejor Assassin’s Creed que he jugado. A nivel de diseño, me queda la impresión de ser una especie de “corte por lo sano” de Ubisoft, en el cual se eliminan características y elementos extra que aportan poco o nada, dejando solo lo esencial. No hay multijugador ni funciones sociales ni nada por el estilo; la historia es una sola, con dos protagonistas que se pueden cambiar libremente en el juego pero que tienen sus misiones específicas asignadas. Solo eso ya es más variedad que antes.

¿Será este el comienzo de una nueva era para la serie? De ser así, Syndicate es un gran punto de partida. No es perfecto ni nada por el estilo y de hecho hay todavía algunas “cicatrices” de la fórmula, que probablemente nunca vayan a desaparecer. Pero en general el juego es de mucha calidad y responde, ahora sí, a las expectativas de una producción de tal calibre. Por primera vez logro terminar un Assassin’s Creed con gusto y no solo por la curiosidad de ver el final.

Assassin’s Creed Syndicate es de lo mejor de la serie hasta ahora, tanto para disfrute de los fans de siempre como para que los lejanos a Assassin’s Creed comiencen con esta versión.
Versión de Xbox One analizada. Copia de revisión facilitada por Ubisoft.