Unión Europea vota en contra de la neutralidad de la red

Unión Europea vota en contra de la neutralidad de la red

El Parlamento Europeo rechazó las enmiendas que proponían el desarrollo de un internet neutral y abierto.

Un concepto que actualmente es muy usado y que es poco conocido por el público es el de “neutralidad de la red”, que apunta a la ausencia de cualquier tipo de prioridad o barrera al acceso de información a través de una red, tal como internet.

De esta forma, una red neutral es aquella que no tiene restricciones respecto a sus contenidos, cantidad de datos descargados, entre otros. Sin embargo, las compañías de telecomunicaciones han estado desde la otra vereda controlando las prioridades en cuanto a sus conexiones y tipos de clientes.

Recientemente el Parlamento Europeo aprobó una nueva regulación que en un comienzo estaba orientada a precisamente a proteger la neutralidad en la red, sin embargo, la forma de su redacción y el rechazo de todas las enmiendas causó el efecto contrario. Es decir, que exista un internet a dos velocidades en el viejo continente.

Por un lado la Unión Europea asegura que la normativa aprobada evita poner en riesgo la neutralidad de la red al prohibir el pago para priorizar el tráfico, pero los especialistas en derechos digitales señalan que provocará el efecto contrario, abriendo “las puertas a que los proveedores de internet puedan discriminar el tráfico, rompiendo así la neutralidad de la red que la propia ley pretende defender”, asegura el abogado especialista en temas digitales, Sergio Carrasco.

Tal como consigna El Confidencial, la nueva normativa establece que el tráfico de internet sea tratado de forma igualitaria para todos los servicios, incluyendo los vinculados a televisión IP, telemedicina o videoconferencia online en alta definición.

Asimismo una de las enmiendas rechazadas que planteaba eliminar los servicios personalizados fue rechazada, lo que se traduce en que los operadores de internet puedan exigir un pago adicional a servicios que requieran servicios de alta calidad como Netflix, servicios de telemedicina, videoconferencias y un sinnúmero de startups. Al final, los principales perjudicados serán las pequeñas empresas que no cuentan con una plataforma propia, asegura Carrasco.

En agosto de 2010, Chile se convirtió en el primer país en consagrar el principio de neutralidad en la red a través de su legislación, estableciendo que los ISP “no podrán arbitrariamente bloquear, interferir, discriminar, entorpecer ni restringir el derecho de cualquier usuario de Internet para utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación o servicio legal a través de internet, así como cualquier otro tipo de actividad o uso legal realizado a través de la red”.