Un nuevo modelo puede detectar el sarcasmo en los comentarios de Twitter

Un nuevo modelo puede detectar el sarcasmo en los comentarios de Twitter

Grandes compañías, gobiernos y celebridades están constantemente revisando en las redes sociales qué se habla sobre ellos. Existen aplicaciones para ese análisis, pero hasta ahora no podían identificar ironías, sarcasmos o absurdos.

Una nueva herramienta podría convertirse en un analgésico para los dolores de cabeza de los analistas de redes sociales que deben estar todo el tiempo calificando los mensajes de usuarios en Twitter para medir su audiencia.

Los científicos Francesco Barbieri, Francesco Ronzano y Horacio Saggion de la Universidad Pompeu Fabra, anunciaron el desarrollo de un sistema que puede leer tuits en castellano y saber si se trata de comentarios sarcásticos, irónicos o absurdos.

El estudio señala que una aplicación puede detectar este tipo de lenguaje a través de un modelo computacional que analiza las propiedades de las palabras.

“Nuestro modelo computacional se basa en la representación de cada mensaje con un conjunto de rasgos diseñados para detectar el estílo satírico y no el contenido. Nuestros experimentos muestran que nuestro modelo siempre funciona mejor que un modelo de bolsa de palabras.También mostramos que el sistema es capaz de detectar este tipo de lenguaje independientemente de la cuenta de Twitter“, señala el estudio.

La investigación fue publicada en la revista Procesamiento del Lenguaje Natural y es ganadora del premio al mejor artículo en la última edición del congreso de la Sociedad Española para el Procesamiento del Lenguaje Natural (SEPLN2015).

Trabajos como estos son relevantes en un mundo que busca humanizar lo tecnológico. Esta semana les comentamos la intención de Google por humanizar el estilo de conducción de sus vehículos autónomos. El lenguaje, en el desarrollo de la robótica es clave, en un futuro los humanoides podrán entender nuestro lenguaje de acuerdo a su contexto, identificando bromas, sarcasmos y todo tipo de absurdos.