Tribunal de Irlanda abre investigación contra Facebook por transferencia de datos de usuarios

Tribunal de Irlanda abre investigación contra Facebook por transferencia de datos de usuarios

Puesto que los europeos ya no consideran a Estados Unidos como un país seguro respecto al derecho a la privacidad y a la protección de datos.

Hace 15 años la Unión Europea aprobó la normativa que permitía transferir información de ciudadanos europeos a Estados Unidos (Safe Harbour). Sin embargo, las revelaciones de Wikileaks y de Edward Snowden han demostrado que la privacidad de los datos de usuarios han sido vulnerados de forma masiva por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Hace dos años y medio, el estudiante austriaco, Max Schrems, lanzó una campaña para saber cuánta información y de qué tipo llega a las autoridades estadounidenses por medio de las redes sociales. Para esto, el joven solicitó a Facebook que le entregara un catastro de toda la información almacenada sobre él: Schrems, un anónimo, completaba un listado de más de 1.000 páginas de informe,

Al conocer que la red social fundada por Mark Zuckerberg respalda datos de usuarios europeos en Estados Unidos, Schrems acudió a la Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC) en 2013. Luego de dos años en el proceso, incluso después que la DPC se negara a investigar la demanda del estudiante austriaco, el tribunal irlandés ordenó abrir una investigación a Facebook, invalidando el dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, al considerar que Estados Unidos no es un país que asegure el derecho a la privacidad y la protección de datos, consigna El Mundo.

La importancia de este caso tomó nuevos ribetes luego que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictara a principios de este mes una sentencia contra la transferencia de datos personales de ciudadanos europeos, lo que obligará a Bruselas a negociar un nuevo marco de protección con Washington.

“La Comisión está ahora obligada a investigar las quejas (…) y estoy totalmente seguro de que así lo hará”, declaró hoy el juez del Tribunal Superior de Dublín Gerard Hogan.