Super Mario Maker [NB Labs]

Super Mario Maker [NB Labs]

Desde los ojos de Miyamoto.

Plataformas: Wii U
Desarrollador: Nintendo EAD
Distribuidor: Nintendo

 
Si llevara un registro de las horas jugadas en Super Mario Bros, Mario Bros 3, Super Mario World o New Super Mario Bros, lo más seguro es que el contador diría más de 1000. O más de 2000. Muchas, demasiadas.

Y si bien pocas veces me aburrí, inevitablemente llegué al punto de “me gustarían más niveles”.

Super Mario Maker resuelve un problema que los infantes de hace dos décadas en algún momento tuvimos: que se nos acabaran los niveles. En mi caso, siempre imaginé lugares nuevos para recorrer que nunca iban a ir más lejos de una hoja de cuaderno. Gracias a Mario Maker, ese “problema” queda en el olvido y ahora sí, es posible crear aquello que siempre quisimos que estuviera en un Mario. Sobrepasar la bandera de fin de nivel y que esté permitido, por ejemplo.

O bien, hacer demakes. ¿Cómo se jugaría uno de los primeros niveles de Super Mario World -Yoshi’s Island 2- en versión NES? Con ciertos ajustes, es posible revivir la experiencia (Pista: lo intenté y queda un poco diferente, pero cumple).

El valor de Super Mario Maker como herramienta no es dimensionable en sus primeras horas. Porque los primeros pasos son tan sencillos, que hasta parecen escasos; pocas herramientas y pocas opciones de diseño para las primeras creaciones. Sin embargo, esa progresión está perfectamente diseñada para que nunca la cantidad de recursos sature al creador. Y no es que aprender a usar todas las posibilidades sea complejo, pero el juego se toma las cosas con calma en general y a la larga esa lentitud termina siendo para mejor. No al revés.

La flexibilidad en la creación es patente al empezar a rebuscar entre los niveles que han creado los usuarios. Con el pasar de las semanas, han aparecido algunos extremadamente complejos y bien armados que con toda seguridad necesitaron de unas cuantas horas de implementación. Y quizás esto genera el único gran problema que, a día de hoy, le veo a Mario Maker: la falta de un sistema de calificación o de búsqueda más acorde al resto del paquete.

Buscar un nivel actualmente tiene mucho de azar. Y lo más probable es encontrar uno en el extremo más difícil, o bien uno de esos niveles “musicales” donde todo se mueve alrededor de Mario pero si Mario se mueve medio paso, pierde.

Por lo general, estos juegos tipo “creacionistas” se dividen en dos partes: crear y jugar lo creado por el resto del mundo. En esa segunda parte, Super Mario Maker no se queda corto; ya sea por el modo desafío que tiene varios escalones de dificultad y que abre un poco la variedad de niveles a encontrar. De hecho, bien se puede decir que es esta y no otra la forma de jugar los niveles creados por la comunidad: saltándose la búsqueda.

Es cierto que a Mario Maker le faltan unos cuantos elementos propios de Mario y sus juegos (que de alguna forma se compensan con los “extras” que vienen de otros juegos, aunque no es exactamente lo mismo), pero lo que hay hasta ahora es más que suficiente. Ya en un afán de ser exigentes, sería notable poder crear no solo niveles o series de cuatro niveles, sino mundos completos unidos por un mapa o por que no, un juego virtualmente completo. Quien sabe eso llega más adelante (o nunca). Alguien por ahí dirá que a también le falta una “campaña” al estilo tradicional, pero de aquellas hay hartas y a diferencia de, por ejemplo, LittleBigPlanet, Nintendo ni Mario no necesitan probar nada.

Super Mario Maker tiene muchas cosas buenas como juego, como producto de software, y todas ellas son evidentes a simple vista o con el correr de las horas. Pero más importante aún, Super Mario Maker es posiblemente el único juego de la Wii U que realmente valida el tan criticado formato de la consola. Y eso no es poco.

Si tienen una Wii U, juéguenlo.

Este artículo fue realizado con una copia proporcionada por Nintendo. Opinar es gratis, como siempre. No olviden comentar y seguirnos en Facebook.