Investigadores de la UNAM crean proyecto arquitectónico para habitar Marte

Investigadores de la UNAM crean proyecto arquitectónico para habitar Marte

Este proyecto fue desarrollado a partir del concurso 3D Printed Habitat Challenge organizado por la NASA.

Un grupo de investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), han presentado su proyecto de arquitectura espacial diseñada para poblar el planeta Marte, mostrando una propuesta de unidad habitacional de dimensiones peculiares y diseño único.

De acuerdo con un reporte  del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), este proyecto fue desarrollado originalmente a partir de las bases del concurso 3D Printed Habitat Challenge organizado por la NASA, cuya convocatoria marcó como regla general que cada hogar concebido pudiera ser impreso con tecnología 3D, pensada para soportar las condiciones atmosféricas del planeta rojo. Dando como resultado esta propuesta:

(C) CONACYT

La propuesta del equipo UNAM, compuesto también por estudiantes de arquitectura y mecatrónica, sugiere un conjunto de casas poligonales y modulares, con una formación similar a la de una colmena, con techos piramidales para facilitar su impresión y como un medio inteligente de que la construcción soporte las tormentas de arena que azotan ocasionalmente al planeta.

Un miembro del proyecto, Humberto Mancilla Alonso, comparte con la agencia NOTIMEX que el mayor reto de este concurso fue en realidad concebir a distancia los parámetros de vida en aquel lugar:

La parte más interesante es que solo se pueden utilizar materiales de construcción que existan allá, por lo que no se podrían llevar materiales desde la Tierra. Encontramos que algunos materiales de Marte son viables para poder utilizarlos como vidrio, y se podrían utilizar como materia prima para imprimir en 3D.

Diseñando también un equipo especial de “construbots” que podrían imprimir las partes principales de las viviendas, en teoría, una vez que se instalen en Marte, para que los exploradores se encarguen del ensamblaje.

El proyecto sólo sobrevivió a las primeras dos etapas del proceso de selección, sin embargo su planteamiento resulta un ejemplo interesante de innovación.