[metroimage ids=”38-205183,38-205185,38-205190,38-205193,38-205195,38-205200,38-205205,38-205207,38-205208,38-205209,38-205211,38-205214,38-205215,38-205216,38-205217,38-205218,38-205221,38-205224,38-205225,38-205226,38-205228,38-205233,38-205235,38-205237,38-205238,38-205240,38-205242,38-205243″ imagesize=”large”]

Battleborn [A Primera Vista]

Ya quiero que sea febrero.

Battleborn es el primer MOBA en perspectiva de primera persona que realmente se siente como tal gracias a las características de sus mecánicas de juego y modos multijugador. Lo que lo diferencia de videojuegos como Overwatch —del que ya te hablamos anteriormente— es justamente el sistema de progresión que se da en cada batalla, similar a lo que ofrece League of Legends y otros juegos del género.

Lo que se nos mostró en la visita a las oficinas de 2K en Novato, California, en los primeros días de octubre fue una versión alfa que funcionaba bastante bien. En ella pudimos probar de primera mano los modos de campaña, Capture y Meltdown.

En nuestras sesiones de juego tuvimos la oportunidad de probar 15 de los 25 personajes que estarán en el roster original una vez que Battleborn salga a la venta el 9 de febrero de 2016. Si bien fue interesante darle un vistazo a todas las habilidades de cada uno de ellos lo más importante fue corroborar si el sistema de progresión durante las batallas se ajustaba de manera correcta en cada modo de juego.

El más divertido de todos fue Meltdown. En esta modalidad, dos equipos de 5 vs 5 se enfrentan en una arena en el que cada uno deberá liderar batallones de robots hacia una zona específica del mapa para ofrecerlos en sacrificio. Aquél equipo que logre sacrificar más robots tendrá mejor puntuación en la partida por lo que la estrategia es proteger a tu batallón y atacar a los androides del equipo contrario. Fue en esta modalidad donde el sistema de progresión se sintió como una experiencia realmente satisfactoria ya que mientras más puntos de experiencia ganas en la partida más habilidades ganarás para enfrentar a tu enemigo. Lo que destaca es el sistema Helix, un árbol de habilidades que en tiempo real permite escoger ataques o elementos defensivos para que adaptes tu estilo en pleno campo de batalla.

El segundo modo que probamos fue Capture, una modalidad tradicional de títulos multiplayer en donde los participantes deben capturar zonas específicas del mapa, defenderlas y eliminar enemigos. Si bien no ofrece nada espectacular funciona de manera correcta al permitir enfocarse en las habilidades de los personajes para obtener puntos en las zonas respectivas.

Lo que no me dejó con un buen sabor de boca fue la modalidad de campaña. En primera instancia pudimos jugar en modo cooperativo uno de los niveles de historia en donde lo importante fue tener una variedad importante de personajes para poder atacar a los diferentes tipos de enemigos que se presentan en el campo de batalla. Posteriormente, nos permitieron probar el modo de un solo jugador y fue ahí donde se sintió que todavía le faltaba un balance importante al juego para que cada personaje pueda tener una oportunidad frente a cada enemigo. Fue con los personajes de tipo tanque y aquellos con estilo de pelea melee con los que realmente tuve problemas para avanzar dentro del mapa.

Ya falta muy poco para febrero y realmente creo que este modo de historia en Battleborn es un tanto arriesgado debido a la necesidad de balance de los mismos personajes y del diseño de cada uno de los niveles.

Aún así, con todo lo presentado con esta demostración me atrevo a decir que sin duda será una de las experiencias multijugador más importantes del próximo año en PC, PlayStation 4 y Xbox One. No puedo esperar más para probar el juego terminado.