Así se seleccionan los nuevos emojis para tu smartphone

Así se seleccionan los nuevos emojis para tu smartphone

Así funciona el Consorcio Unicode, los que aprobaron el emoji de dedo medio.

Cada que surge una actualización en nuestra galería de emojis es motivo suficiente para causar revuelo. Durante los últimos años hemos visto que se han vuelto realmente populares, obligando en fechas recientes a que se adopten prácticas de diversidad, integrando más variaciones.

La realidad es que la gran mayoría de los usuarios sólo nos dedicamos a disfrutarlos, pero nunca nos preguntamos sobre cómo llegaron a nuestro dispositivo móvil. Hoy vamos revelar el proceso.

Impulsados por un interesante y amplio reportaje redactado por Jonah Bromwich para el New York Times, nos dimos a la tarea de investigar un poco más sobre el Consorcio Unicode, también conocido como el Unicode Consortium, una organización sin fines de lucro, fundada en 1991, con el objetivo inicial de coordinar el desarrollo de la norma Unicode para la codificación de caracteres en diversos sistemas informáticos.

El legado de este consorcio lo encontramos en diversas áreas de la informática, ya sea con sistemas operativos modernos de cualquier plataforma, como un componente básico del lenguaje de programación Java o hasta en simples páginas web que integran XML; sin embargo, el papel que los ha vuelto famosos últimamente es otro que suena más lúdico: ellos son los que eligen los nuevos emojis que usarás en tu smartphone.

67 nuevos emojis a debate

(CC) AdamCohn / Flickr

El Consorcio Unicode apareció en el mapa público hace un año aproximadamente, cuando ellos en conjunto con Google y Apple, lanzaron la iniciativa de generar nuevas variaciones de emojis ya populares que integraran distintos tonos de piel. Como pudimos constatar el proceso fue lento pero ya forman parte de nuestro catálogo, existe un motivo para que se tomen tanto tiempo.

El New York Times tuvo la oportunidad de entrevistar a Mark Davis, uno de los cofundadores del Consorcio, quien reveló un poco sobre los procesos que sigue su organización para elegir los nuevos emojis. Actualmente hay 67 imágenes agendadas para discutirse en la próxima reunión del grupo, programada a celebrarse en mayo de 2016, en donde los integrantes del consejo debatirán su aprobación.

Un novio vestido de smoking, una mujer embarazada, un tiburón, un payaso, un par de tiras de tocino, una escopeta y una cara babeando de antojo son algunos de los componentes de la lista que se discutirá el próximo año, en donde de antemano ya han surgido controversias por contemplar la inclusión de otra arma de fuego (el revólver lleva ahí años), señal inequívoca del grado de importancia y popularidad que van adquiriendo los emojis.

Una vez que se vote a favor y se aprueben las nuevas imágenes, el proceso es bastante similar al que la CNN describió hace cinco años, con la asignación de símbolos para teclados convencionales: el equipo de Unicode toma los nuevos componentes y les asigna un número de identificación único que los encargados de cada plataforma deberán vincular para visualizarlo.

(cc) otto-yamamoto / Flickr

Para permitir o no la inclusión de un nuevo emoji se evalúan diversos factores, como la compatibilidad que podría tener el agregado con los ya existentes, su potencial de ser usado de manera frecuente y su nivel de inclusión con factores de diversidad y minorías, para no ser discriminativos, dejando fuera de toda probabilidad a marcas comerciales populares, personajes ficticios o personas reales.

Todas las empresas del ramo IT están invitadas a formar parte del Consorcio Unicode, pero este cuenta con una estructura piramidal por niveles de membresía, donde compañías como Apple, Google, Microsoft, Oracle y Yahoo se encuentran en lo más alto del consejo, lo que ha provocado más de una crítica, en razón de la poca transparencia en algunas de sus decisiones, como la elección de nuevos emojis.

Lo cierto es que en su sitio web, que parece no haber renovado su diseño desde la década de los 90, es posible encontrar bastante información sobre sus actividades y la agenda de sus reuniones, aunque los motivos de exclusión en sus juntas no quedan muy claros y la información publicada, a pesar de ser amplia, está incompleta.

Uno de los puntos más interesantes es que Davis se mostró totalmente en contra de utilizar los emojis como medio exclusivo para construir mensajes sin texto, ya que pueden ser interpretados de diversas formas.

Así que por favor, consideren no hacerlo.