La inteligencia artificial podría dañar a la humanidad, según Demis Hassabis

La inteligencia artificial podría dañar a la humanidad, según Demis Hassabis

El fundador de DeepMind Technologies toma el ejemplo de Terminator como uno de los escenarios potencialmente peligrosos.

Si la comunidad responsable del futuro de la Inteligencia Artificial no se reúne pronto para debatir y acordar los alcances potenciales (o peligros latentes) de esta tecnología, el asunto podría convertirse en un verdadero problema a largo plazo. Así lo afirma Demis Hassabis, fundador de DeepMind Technologies, esa compañía especializada en neurociencias y algoritmos para automatizar el aprendizaje robótico, que fue comprada por Google hace un par de años, y quien ya se ha convertido en un referente obligado del tema.

Ahora en una larga entrevista exclusiva para la BBCHassabis, especialista respetado en el campo del desarrollo de la Inteligencia Artificial y su aplicación futura en sistemas robóticos. ha planteado de nuevo la necesidad urgente de un debate necesario entre sus colegas, para evaluar los alcances no tan lejanos de esta tecnología y la ética con la que la humanidad deberá abordarla. Teniendo como principal preocupación el desarrollo de Unidades Centrales de Procesamiento (CPUs) y los riesgos de desarrollar una Inteligencia Artificial de comportamiento errante:

(C) The Curiosity Company

Creo que tenemos que ser conscientes y que la gente que trabajamos en este tipo de desarrollos -nosotros, otras empresas y universidades- debemos comprender la magnitud del tema y tomar en serio nuestras responsabilidades, manteniendo en lo alto nuestra preocupación ética. Pienso que la inteligencia artificial es como cualquier nueva y poderosa tecnología que tiene que ser utilizada de manera responsable. Ya que si se utiliza de manera irresponsable podría hacer daño.

Como ejemplo Demis toma el caso de Terminator, considerando que aún falta mucho camino para que se puede llegar a emular ese tipo de integración entre robótica e inteligencia artificial, pero destacando que el potencial para llegar a ese punto está latente y progresivamente más cercano, por lo que es necesario plantear desde ahora los alcances y peligros de todo ello.

Si bien Hassabis lo considera “icónico pero poco real”, el T-800 representaría un bosquejo potencial del tipo de escenario apocalíptico que algún día podría surgir, si la industria de la inteligencia artificial y la comunidad no maduran, regulándose con altos estándares y con la ética necesaria para complementarse positivamente con el estado de salud de la población mundial y la economía global en el futuro.

La entrevista completa, no tiene desperdicio, ya que aborda otros temas de alta relevancia, como el papel que representan los asistentes personales como Siri, el potencial de ayuda para el sector médico que puede significar la inteligencia artificial y los límites que se observan actualmente en este terreno.

Skynet está cerca.