[metroimage ids=”38-202908,38-202912,38-202916,38-202919,38-202922,38-202927,38-202932,38-202937,38-202942,38-202947″ imagesize=”large”]

Forza Motorsport 6 A Primera Vista

Dos horas con Forza Motorsport 6 para confirmar que la lluvia es cosa seria en este juego.

¿Qué ha hecho de la serie Forza Motorsport de las más serias en el género de conducción? Principalmente, la consistencia de sus elementos. A diferencia de su principal competidor, Forza nunca ha sido de altos y bajos sino más bien siempre de altos. Una buena cantidad de contenido, todo al mismo nivel.

Forza Motorsport 5 rompió un poco esa tendencia con decisiones de diseño que en su momento fueron muy criticadas (principalmente, recortes de contenido y micropagos) pero el camino parece haberse recuperado en Forza Motorsport 6. O al menos, esa fue la sensación que me quedó luego de pasar tres horas con el juego durante la semana pasada en San Francisco.

Y dentro de las novedades, sin lugar a dudas fueron las carreras con lluvia las más destacadas. Para el equipo de Turn 10, la idea fue siempre hacer algo más que agregar pista mojada y aquello se ve reflejado con los charcos. Muchos, demasiados charcos de agua que acompañan a las carreras con lluvia y que, o se le presta atención, o se termina con el auto lejos de la pista.

La conducción con lluvia, al igual que la conducción en seco, se siente muy auténtica. Ya sea por evitar acercarse a los rivales -con los daños mecánicos activados, esto es una perdición- o por evitar esos charcos de agua que se ven inocentes pero que pueden generar un gran problema. O tal vez, por las gotas en el parabrisas. Conducir con lluvia es en general una experiencia algo estresante y si bien nunca he piloteado en un circuito a más de 100 km/h, imagino que no debe ser fácil. En Forza Motorsport 6, al menos con un poco de “simulación” en las opciones de juego, no lo es.

¿Qué más trae Forza Motorsport 6? Para empezar, hay ciertos elementos como la ruleta de premios que llegan directamente desde Horizon 2. En mis tres horas con el juego, tampoco noté una dependencia de la moneda del juego tan grande como para tener que repetir carreras o algo así. El garage se va abriendo de forma adecuada, siendo generoso con los premios pero no tanto como para sentir que los autos se consiguen fácil.

Y por último, los gráficos de siempre. Forza Motorsport 6 se ve muy bien. Varios colegas provenientes del mundo tuerca que estaban en el videojuego y que nunca habían visto Forza, alababan lo auténtico del modelado de los vehículos en general. La serie siempre se ha caracterizado por su meticuloso diseño de exteriores e interiores de los autos y no es esta a excepción.

La seriedad de Forza Motorsport seguirá presente en la sexta versión, para satisfacción de los amantes de los autos. Porque al final, el núcleo de la experiencia es conducir un vehículo virtual y que se sienta lo más real posible. Forza 5 tuvo algunos elementos distractores que lo alejaron -solo un poco- de la excelencia de siempre. Parece que Turn 10 aprendió la lección.