[metroimage ids=”38-280184,38-280189,38-280193,38-280194,38-280195,38-280196,38-280198,38-280199,38-280201,38-280204,38-280206,38-280208,38-280211,38-280213″ imagesize=”large”]

Intel y sus cámaras RealSense: desde realidad aumentada hasta escaneo y modelado en 3D

La tecnología de RealSense fue foco de los reflectores en IDF 2015.

Entre todo lo presentado por Intel en IDF 2015, la tecnología RealSense es la que más menciones se ha llevado además de la sexta generación de procesadores (“Skylake”). ¿Por qué? Principalmente, por la variedad de usos mostrados por diferentes fabricantes, todos bajo un esquema común: gestos y “computación sensitiva”.

En ese lote, Tanked! es una de las aplicaciones más llamativas de RealSense. El concepto es tan sencillo como una caja de arena (arena de verdad) en la cual se recrea un campo de batalla dando forma a “montañas” y elevaciones varias de terreno.

Luego, la cámara hace un escaneo del terreno, calculando la profundidad. Entonces aparecen dos tanque es combate y cuyos disparos y movimientos dependen de la forma del terreno. Además, en cierto momento de la batalla aparecen minas enterradas en cada lado y las que hay que desactivar escarbando y moviendo el terreno hasta encontrarlas.

El prototipo de Tanked! se armó en apenas cinco semanas en el estudio Design Mill. “El sensor de profundidad es la clave de todo” dice Nathan Garner, diseñador del estudio. “Es un ejemplo de como interactuar con el escenario, que es una caja de arena, y trasladar realmente el mundo real hacia el mundo virtual y viceversa”.

Tanked! podría convertirse más adelante en un juego de arcade, si es que se sigue desarrollando. Al igual que VR Monkey, una aplicación de realidad aumentada que escanea un escenario cualquiera y agrega blancos a los que disparar. Esos blancos se ubican en la pantalla con varias distancias de profundidad y altura, en base a los elementos del escenario real.

La aplicación es apenas un concepto (desarrollado en pocas semanas, como Tanked!) pero la demostración era completamente funcional. El representante de Intel encargado de la demo me explicó que uno de los grandes desafíos es “convencer a los fabricantes a que integren las cámaras RealSense en vez de las cámaras tradicionales” en tablets y smartphones, aunque los primeros dispositivos con dichas cámaras -y aplicaciones similares- comenzarán a llegar este mismo año en algunos tablets con Windows Phone. El siguiente paso, Android.

Tanked! y VR Monkey son aplicaciones más lúdicas, pero también hay espacio para otros ámbitos. Cappasity es una compañía que desarrolló un software de escaneo y modelado de objetos en 3D y para ello, dispusieron en el showfloor un arreglo de tres cámaras con las cuales escanear a una persona.

Dicho modelo se traslada de manera muy fiel al software propietario de Cappasity y de ahí hacia una impresora 3D hay pocos pasos.

“Las cámaras RealSense son algo más precisas que el Kinect 2.0” me explica el CEO de Cappasity, Konstantin Popov, “y además son más baratas”. La versión para desarrolladores de una cámara cuesta USD $100, pero no es lo único que seduce a Cappasity. “Intel en general tiene muy buen soporte técnico con los desarrolladores y eso nos sirve mucho a la hora de encontrar soluciones en el área técnica”.

Pero además de lo anterior, Cappasity alaba que el hardware sea amigable y que potencialmente esté al alcance de todos. Actualmente la impresión 3D está en boga y con este tipo de aplicaciones podría estarlo aún más.

Versión para desarrolladores de la cámara, conectada a un tablet vía USB

La tecnología RealSense en general ha dejado una buena impresión. Aplicaciones y contenido de variados tipos son la apuesta de Intel, aunque como siempre, todo estará en manos de los desarrolladores. Desde sistemas de seguridad en automóviles para evitar quedarse dormido al volante -mediante la detección de bostezos u ojos cerrados- hasta drones que pueden pasear por un bosque sin chocar con nada o también las clásicas máquinas donde hay que mover una pequeña grúa para sacar un premio. Excepto que esa grúa ahora responde no a un joystick, sino al movimiento de las manos.