El Bitcoin ya llegó a Cuba

El Bitcoin ya llegó a Cuba

La primer transacción con Bitcoins ya se llevó a cabo en Cuba, lo que abre camino para establecer un sistema financiero ajeno al control monetario del gobierno.

Conforme Cuba y Estados Unidos normalizan sus relaciones, sus economías se dan la mano y las transacciones empiezan a florecer. Incluso, según reporta Quartz, Cuba ya realizó su primer transacción con Bitcoins.

Fernando Villar, un Cubano-Americano, es el fundador de BitcoinCuba y ya realizó la primer transacción en días pasados, usando la red Wi-Fi que el gobierno cubano ha empezado a instalar en parques públicos. Villar declaró para CCN:

“El futuro del Bitcoin en Cuba es prometedor, pero tomará algo de tiempo y esfuerzo. Los cubanos solo nos podemos conectar a través de redes públicas de Wi-Fi que tienen un costo prohibitivo de US$2 la hora, cuando el salario promedio del cubano es de alrededor de US$20 al mes… será cuestión de tiempo antes de que empiecen a recibir dinero a través de esas redes.”

Como dice Villar, hoy los costos y el acceso limitado a Internet son un gran impedimento para que este tipo de transacciones puedan prosperar, pero la realidad es que las barreras y la infraestructura para soportar Internet, son rubros donde el embargo de los Estados Unidos contra Cuba, se ha empezado a relajar. Efectivamente, será cosa de tiempo, pero hoy ya es posible realizar transacciones entre cubanos y gringos, incluso usando Bitcoins.

En Quartz destacan el hecho de que hoy Cuba gestiona un sistema monetario doble, en donde existe el peso “normal” para la gente con una paridad de 26 pesos por dólar. Pero para cuestiones internacionales, existe una paridad 1 a 1, entre el peso y el dólar. Esta paridad, llamada CUC, se aplica incluso para algunos objetos que se venden en Cuba. El Bitcoin podría saltarse ambos sistemas, quedando fuera del escrutinio del gobierno cubano, como ahora sucede en China.

Las posibilidades de usar con éxito el Bitcoin en Cuba, y realizar negocios exitosos, se amplían. El camino se está construyendo y queda ver que aceptación recibe para analizar su posible evolución.