Con nueve años, este niño estudia Química en la Universidad

Con nueve años, este niño estudia Química en la Universidad

Carlos Santamaría Díaz tiene 9 años y estudia un diplomado de bioquímica en la UNAM.

Se llama Carlos Santamaría Díaz y va la escuela como cualquier niño de 9 años, pero el no es cualquier niño, pues la escuela a la que asiste es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para estudiar un diplomado en bioquímica y energía molecular en la Facultad de Química, según informa El País.

El pequeño Santamaría es un genio, a los tres años aprendió a leer y dos años más tardé mostró interés por la química. Su padre, Fabian Santamaría, evita llamarle genio:

“Desde los cinco años era capaz de asimilar un libro completo de ciencia de nivel secundaria y aprendió la tabla periódica en un par de semanas”.

Colocar a este gran niño en un lugar donde pudiera realizarse, no fue cosa facil pues, según sus padres, las escuelas mexicanas le cerraban las puertas al no entender del todo su gran capacidad para aprender. En España tuvieron una experiencia similar, salvo una profesora de química que le daba una hora de clase a la semana. Fue con ella, que empezaron a darse cuenta del nivel del niño y de su pasión por la química.

Poco después regresaron a México, donde el padre solicitó inscribir a Carlos Santamaría a la UNAM. Eduardo Rodríguez de San Miguel, doctor en ciencias químicas, lo entrevistó por 15 minutos y fue suficiente para que fuera aceptado. En palabras del investigador:

“Me quedé impresionado. Le pregunté aspectos genéricos para intentar determinar qué tan capaz era. No es que sea un genio que sabe todo, sino que enfoca su atención en lo que le interesa. Cuando lo cuestioné sobre sus inquietudes, inmediatamente sacó temas de bioquímica.”

Al mismo tiempo que estudia estos diplomados en la UNAM, está terminando cuarto año de primaria a través de un programa en línea en España. En palabras del propio Carlos Santamaría:

“No sé qué quiero ser de grande, sólo sé que algo relacionado con la ciencia. Yo nunca me consideré el mejor de mi clase, pero sabía que era bueno.”