Cómo evitar que Windows 10 consuma gran parte del ancho de banda de tu red

Cómo evitar que Windows 10 consuma gran parte del ancho de banda de tu red

Evita que tu computadora envíe las actualzaciones a otras computadoras mediante la tecnología de distribución P2P que Microsoft implementó en Windows 10.

Para muchos, la llegada de Windows 10 a sus computadoras significa un cambio para bien, por la evolución del sistema operativo Windows como lo conocíamos. Si bien muchos están contentos con las nuevas funciones y características, no muchos lo están con algunas configuraciones establecidas por defecto.

Una de ellas es la distribución de las actualizaciones vía P2P, lo que significa que dependiendo de la configuración, una computadora puede enviar los paquetes de actualización a otras computadoras, descargados previamente desde los servidores de Microsoft, o bien, a través de otra computadora, como la descarga de archivos a través de torrents.

Sin embargo, poco se sabe sobre el ancho de banda que consume con el envío de datos a otras computadoras, aunque probablemente Microsoft se haya encargado de optimizar esta función para cada tipo de red y su tasa de transferencia y descarga. Si no quieres formar parte de esta red P2P para la distribución rápida de actualizaciones, sólo debes hacer lo siguiente.

En la aplicación de Configuraciones ve hacia Actualización y recuperación. Allí asegúrate de encontrarte en el apartado Windows Update del panel izquierdo. A la derecha encontrarás una opción que dice Opciones avanzadas, debajo del botón para buscar actualizaciones. Un nuevo apartado aparecerá, en el cual deberás seleccionar la opción Elige el modo en que quieres que se distribuyan las actualizaciones.. Es ahí donde decidimos lo siguiente:

  • Mantener activada la distribución de actualizaciones vía P2P
  • Obtener y enviar las actualizaciones desde y a otras computadoras de la red local
  • Obtener y enviar las actualizaciones desde y a otras computadoras conectadas a internet

(c) WinPhone metro

Es recomendable que para evitar retrasos en las actualizaciones se deje seleccionada la opción de distribución a través de la red local, pero nada impide que el usuario decida volver a la forma habitual de conseguir las actualizaciones, sin importar que la descarga a través de Windows Update se vea afectada por la saturación en los servidores de Microsoft.