Banda ancha móvil: la clave para el desarollo del continente, según 4G Américas

Banda ancha móvil: la clave para el desarollo del continente, según 4G Américas

San Salvador, Cuba y Nicaragua son las naciones de América Latina que no cuentan aún con redes 4G LTE.

El acceso a servicios de conexión a internet móvil a través de nuestros dispositivos inteligentes se han convertido e una tendencia constante dentro de todo América Latina.

En razón del crecimiento de la industria, la evolución de su infraestructura y la demanda de los usuarios, que prefieren los smartphones y tablets sobre los celulares convencionales, todos son factores determinantes, pero lo cierto es que esta necesidad de conexión también representa una importante oportunidad de desarrollo para la sociedad.

De acuerdo con José Otero, Director de 4G Americas para América Latina y el Caribe, durante su participación en el seminario CMR15: Retos y Oportunidades para la Región, organizado por la UIT en coordinación con la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) en San Salvador, el acceso móvil a Internet de alta velocidad es una herramienta que podría ser aprovechada en el continente para desarrollar la educación, salud e incluso impulsar el desarrollo profesional y económico de las personas.

(CC) Japanexperterna / Flickr

La tecnología de banda ancha móvil, ya sea 3G o 4G, puede contribuir al desarrollo de las sociedades, según Otero, ya que permite llevar el servicio a zonas donde los medios cableados convencionales no han podido llegar, estableciendo con ellos la base e infraestructura para impulsar el desarrollo de la comunidades en las áreas donde se aproveche esta conexión. Aunque, irónicamente el mayor problema ahora en América Latina, más que la cuestión tecnológica es el factor humano, con las inconsistencias que se presentan en materia de regulación:

Cuando se habla del despliegue de tecnologías inalámbricas existe la creencia general que con simplemente asignar más espectro radioeléctrico es suficiente. Adjudicar espectro es un primer paso necesario que debe ir acompañado con garantías de poder desplegar de forma rápida la infraestructura necesaria para proveer servicio.

San Salvador, Cuba y Nicaragua son las naciones de América Latina en donde las redes de cuarta generación LTE aún no han sido desplegadas, en razón de la ausencia de procesos de licitación y asignación de frecuencias, lo que constituirá un factor de demora en el desarrollo del sector telecomunicaciones en dichas naciones.

Las conexiones 4G LTE han entrado ya en una fase de crecimiento acelerado dentro de Latinoamérica, en un escenario donde el espectro asignado bajo 3 GHz presenta un comportamiento distinto en cada país, con Brasil, Chile y Nicaragua como líderes en un continente donde aún falta mucho por trabajar.

Fuente: Nota de Prensa