Vulnerabilidad en autos Chrysler, permitiría que hackers los controlen

Vulnerabilidad en autos Chrysler, permitiría que hackers los controlen

Un par de hackers lograron hacerse del control de un Jeep Cherokee, gracias a una vulnerabilidad que afecta a casi medio millón de autos Chrysler.

Parece que estamos entrando al mundo de las Cosas Hackeables. Básicamente todo lo que tiene entrada a Internet, es susceptible a hackearse. Incluso, los automóviles tal y como documentan en Wired.com.

De acuerdo a las pruebas realizadas, los hackers Charlie Miller y Chris Valasek, demostraron cómo se puede hackear y tomar control de algunas funciones de una Jeep Cherokee; como modificar la temperatura del aire acondicionado o tomar posesión del sistema multimedia del auto. Lo más grave, es que es posible modificar sistemas como el del acelerador, el frenado y hasta la transmisión. Las repercusiones de esto, podrían ser desastrosas.

Los hackers que mostraron esta gran falla, revelerán los detalles en un par de semanas. Pero en resumen, se conectan al auto mediante una señal celular, y tomar control de los sistemas antes mencionados, todo de forma remota con una PC conectada a Internet. La sitación se agrava, porque podría afectar no solo a este modelo de Jeep, sino a 471,000 automóviles de Chrysler.

El periodista de Wired que fue parte de las pruebas para documentar el artículo original, describe la situación:

“Inmediatamente mi acelerador dejó de funcionar. Mientras presionaba frenéticamente el pedal y veía como las revoluciones subían, el Jeep perdió la mitad de su velocidad, para luego avanzar muy lento. Esto ocurrió, mientras estaba en un paso elevado, sin alguna vía de escape. El experimentó había dejado de ser divertido.”

De acuerdo a Gizmodo, Chrysler está al tanto de la vulnerabilidad, pero su solución no ha sido la idónea, ya que para instalar el parche para el sistema multimedia, llamado Uconnect, es necesario llevar el auto a una agencia o distribuidor para que le sea instalado vía USB. Otra alternativa es descargar el archivo de Internet, copiarlo por cuenta propia a una unidad USB e instalarlo de acuerdo a las instrucciones.

La próxima vez que busquemos un auto nuevo, habrá que investigar la seguridad no solo a nivel chasis o bolsas de aire, sino informático.