Terminator Genisys: Hasta la vista, baby

Terminator Genisys: Hasta la vista, baby

Ya vimos Terminator Genisys y tenemos mucho qué opinar sobre ella.

SPOILER ALERT: esta nota es una reflexión escrita luego de salir de ver Terminator Genisys, hay algunos detalles, no muy explícitos, sobre el intento de trama que tiene, abordando los videos ya difundidos desde hace meses en el primer apartado, y sobre la película en concreto en la segunda parte del texto, de modo que se recomienda discreción, para no fastidiarse más la experiencia.

Tenía seis años de edad la primera vez que vi The Terminator (1984) por televisión abierta a finales de los 80, he de ser honesto, en aquel entonces me voló la cabeza, hizo que tuviera pesadillas algunas noches y me dejó impactado por dos elementos que apenas comprendo décadas más tarde: la simplicidad de su trama y la amenaza ineludible que representaba el propio Exterminador.

Las reglas en el universo original de Terminator, el de James Cameron, eran bastante sencillas, casi como de videojuego: el héroe tenía que salvar a un frágil humano de está fuerza destructora, esta máquina imparable y aparentemente indestructible, en un escenario donde todo estaba en su contra, enfrascando a los personajes (y al espectador de paso) en una persecución llena de angustia, donde en todo momento se mantenía presente la sensación de que no importara cuándo se esforzaran, o si lograban vencer al exterminador, de todos modos el desenlace sería gris, lleno de incertidumbre, inquieto, poco pleno.

Terminator Genisys en cada oportunidad que ha tenido previo a su estreno ha buscado mostrarse como una producción que apuesta por retomar y revivir esa flama de las dos películas originales de James Cameron, ¿lo logra?

Pues…

El día del juicio se veía venir

Desde la revelación del primer tráiler oficial las opiniones ya eran muy encontradas, Terminator Genisys, con su nombre extravagante y su avance lleno de autorreferencias a glorias pasadas, parecía no ser otra cosa más que un trámite para generar ingresos en taquilla, mientras seguían sepultando el mito legendario de las dos primeras cintas.

Llegaron otros teasers y la cosa no funcionó mejor. Si fuera 1994 ver una película de Arnold Schwarzenegger vs. Arnold Schwarzenegger sería la cosa más épica de la década, hoy, en pleno 2015, se antojaba un poco rancio.

El hype no fue nada favorable y eso obligó, a todas luces, a la productora a lanzar un nuevo video en donde revelaron con bastante, demasiada, anticipación el “giro original” de esta nueva película, en donde John Connor resulta ser el villano de la trama. Marcando con ello un planteamiento interesante, lo suficientemente atractivo para ir a verlo al cine, pero también tirando a la basura de paso todo lo que se había construido en las cuatro cintas previas, aparentemente.

Luego James Cameron dijo que había visto la película antes que todos y que le había gustado, considerándola incluso como la auténtica tercera parte de su saga, lo cuál era medio ambivalente, fue el genio que nos regaló la Terminator original y la genial T2: Judgement Day, pero también es el tipo de Titanic y Avatar, por lo que más de alguno piensa que cuenta con serias aspiraciones a convertirse en el próximo George Lucas.

Así que entramos con absoluta incertidumbre a ver Terminator Genisys, y esto fue lo que vivimos:

Un reboot en el limbo

AQUÍ EMPIEZAN LOS SPOILERS SOBRE LA TRAMA. Terminator Genisys busca capturar mucho del sentimiento y atmósfera de las cintas de Cameron, está llena de tributos, encuadres, easter eggs y guiños a estas, lo que termina produciendo una sensación agridulce, ya que conforme va a avanzando también se encarga de desgarrar y rearmar a capricho el canon original, principalmente para replantear un escenario que permita hacer más películas con nuevas reglas, más acordes al cine actual.

Mi hermana me acompañó en la función, una chica de 19 años que no ha visto una película completa de la franquicia y que sólo tenía las nociones básicas de las dos primeras cintas, su opinión refleja bastante bien lo que sucede al final: “fue algo muy enredado y muy divertido para mí, pero debe ser doloroso de ver para los que crecieron con ella”. Y eso es parte del problema de este filme, depende bastante de las películas de Cameron para conectar su trama, pero termina en un punto que guarda poca relación con ellas.

De modo que termina en esta suerte de limbo, donde si el espectador no ha visto The Terminator y T2: Judgement Day la trama resulta prácticamente indescifrable, mientras que si se conocen a detalle ambas cintas, la sensación final es que no conecta con ellas completamente, ya que se enfoca demasiado en hacer este reboot para las generaciones que no vieron y ni crecieron con las películas originales.

El mejor ejemplo lo encontramos con John Connor, que termina siendo un personaje incomprensible incluso para los que han visto toda la saga.

Terminator, for the lulz

Las dos primeras cintas de esta franquicia cuentan una historia de persecución y supervivencia ante algo indestructible, con una trama directa y sencilla, Terminator Genisys por otra parte es un derby de demolición, con enemigos vistosos y desechables, acompañados por giros de tuerca que se presentan cada 10 minutos, dejando una película que se enreda y tropieza sobre sus propios cambios.

Los primeros cuarenta minutos son un emotivo tributo a las raíces de la saga, bastante consistentes y llenos de ritmo. Por desgracia todo comienza a desdibujarse tras la integración del nuevo John Connor, en una espiral progresiva en su decadencia hasta el final, con una escena después de créditos que reafirma lo obvio: habrá más películas, mínimo un par, y serán sobre la misma línea reinventada, con este nuevo canon que desecha tanto el universo de Cameron como los otros.

Las cintas originales de Terminator siempre poseían esta atmósfera, donde en medio de la huida y la desesperación quedaba espacio para reflexionar sobre los problemas latentes de los avances tecnológicos, con su vocación absoluta para superar a la raza humana, mientras que en esta nueva cinta es inevitable pensar en todos los memes que saldrán de 9GAG por el papel de Matt Smith, el anterior Doctor Who, a la par que nos preguntamos si los dispositivos inteligentes de Genisys son más potentes que los actuales de Apple. ¡Siri es Skynet!

 

En el terreno de los reboots Terminator Genisys termina más cerca de The Amazing Spider-Man o Ninja Turtles que de Mad Max: Fury Road o hasta Jurassic World. Se siente desesperada por conectar con el material de James Cameron y complacer simultáneamente las reglas del blockbuster de acción actual.

Esta película es mucho mejor que Terminator 3: Rise of the Machines o que Terminator: Salvation, ocupa un lugar digno como la tercer mejor película de la franquicia, pero está a años luz de sus mejores momentos.

¿Cuál fue su experiencia con Terminator Genisys? ¿valió el precio del boleto?