[metroimage ids=”38-275303,38-275310,38-275311,38-275312,38-275313,38-275314,38-275315,38-275318,38-275322,38-275324,38-275326,38-275328″ imagesize=”large”]

Review ASUS Republic of Gamers G751JY [FW Labs]

Un laptop de altas prestaciones, diseñado y creado para jugar y otras tareas exigentes.

¿Para qué comprar un laptop? Que los equipos de escritorio hayan perdido relevancia se debe a varios factores -en los que no pretendo ahondar ahora-, pero principalmente a que la gente apuesta por movilidad y comodidad antes que nada.

Por lo mismo, un equipo portátil orientado a tareas más exigentes como los videojuegos es un nicho dentro del mundo laptop. Y en ese nicho, justamente, cae el modelo Republic of Gamers G751JY de ASUS (de ahora en adelante, G751JY), hecho y diseñado para los que quieran jugar pero a la vez llegar y llevarse el equipo en una mochila (grande).

Especificaciones

  • Procesador: Intel Core i7-4720HQ (2.60GHz)
  • Tarjeta de video: NVIDIA GeForce GTX 980M 4GB (GDDR5)
  • Memoria: 24GB SDRAM DDR3
  • Almacenamiento: 256 en SSD, 1TB en disco duro (7200 RPM)
  • Sistema operativo: Windows 8.1
  • Pantalla: 17.3 pulgadas, 1920 x 1080 pixeles
  • Batería: 8 celdas, 6000 mAh
  • Unidad óptica: Blu-ray (DVD, CD-RW)
  • Interfaces de entrada: micrófono, dos salidas de audífono, puerto VGA/Mini D-sub, cuatro puertos USB 3.0, salida HDMI, puerto Thunderbolt, lector de tarjetas SD
  • Bluetooth 4.0
  • Cámara web HD

Si bien se trata de un laptop, el concepto de movilidad es un poco discutible porque el equipo es bastante grande y su masa ronda los 4.5 kilogramos. Al lado del un laptop más tradicional, el G751JY es una mezcla entre un Ferrari y un camión: rinde como el primero, pero tiene el chasis del segundo aunque con formas -en mi apreciación personal- bien elegantes y para nada feas o toscas. No es exactamente un mueble que sirve de elegante adorno, pero sus fines son otros y apuntan primero que nada al rendimiento y a la comodidad en el uso.

Poner los dedos sobre el teclado del G751JY se siente bien cómodo, lo cual es vital pensando en que fácilmente podrían pasarse unas cuantas horas frente a su pantalla. Más interesante (e importante) es el hecho de que el equipo no se calienta en su parte superior. Mi experiencia personal a lo largo de los años y con laptops de varias marcas es que luego de un rato el calor se hace presente en la parte superior y que se hace necesario algún accesorio de enfriamiento.

El G751JY de ASUS está diseñado para sesiones largas y exigentes de trabajo y por ello trae un sistema de ventilación muy eficiente en la parte interior y posterior del equipo. Considerando aquello, es llamativo que el equipo sea muy silencioso al funcionar incluso en el perfil de energía de “Alto rendimiento”; olviden el típico sonido de los ventiladores internos, que aquí es totalmente imperceptible.

Rendimiento

El G751JY está hecho para jugar -prueba de ello son las teclas para activar el modo Steam Big Picture (una interfaz de Steam hecha para pantallas grandes tipo TV) y NVIDIA Shadow Play desde el teclado-, aunque gracias a su procesador también es útil para otro tipo de tareas (mencionaré algo más adelante). Pero lo principal son los juegos y en ese aspecto, rinde como un equipo de escritorio de gama alta; de muestra, un video de Grand Theft Auto V corriendo con todas las opciones de video al máximo (excepto las sombras, configuradas en “Alto”).

El video fue capturado con la tecnología Shadow Play, que al activarse penaliza con 4-5 cuadros el framerate.

Con algunos pequeños ajustes (reduciendo filtros anisotrópicos y de antialiasing) es posible conseguir un framerate estable a 60 cuadros por segundo, aunque para efectos del review preferí privilegiar la calidad de imagen, considerando que la tasa de refresco ya era bastante alta. Sin ninguna duda, el rendimiento visual del juego es superior a las versiones de PS4 y Xbox One, limitadas a 30 cuadros por segundo y una calidad de imagen algo inferior.

Battlefield 4 fue el otro “campo de pruebas”. Con todos los detalles al máximo y la sincronización vertical activada el G751JY llega a los 60 cuadros por segundo sin ninguna caída en el número. Y con solo desactivar el V-Sync (que nunca genera el típico problema de la pantalla partida), el framerate se dispara a los 80-95 cuadros por segundo, dependiendo de la zona y lo que se muestre en pantalla.

Por el lado del rendimiento del procesador, el video anterior de GTA V fue renderizado en aproximadamente 28 minutos a resolución 1920 x 1080 pixeles y a 59,94 cuadros por segundo. El software de edición (Vegas Pro 11) no se resintió para nada en cuanto a rendimiento al cortar y editar los clips de video, menos al hacer previews en calidad alta; los que conozcan como funciona Vegas, sabrán que gestionar clips de 2GB dentro del programa no es tarea sencilla si el procesador no es tope de linea, pero aquí nada de eso es un problema.

¿Y los benchmarks más tradicionales? El test Fire Strike de 3D Mark lo pasó sin problemas; el G751JY no alcanza los números necesarios para la realidad virtual de Oculus y tampoco para juegos a resolución 4K, pero sus 8548 puntos están muy por encima del puntaje de un laptop para juegos más tradicional. Por su lado, en el más modesto test Sky Diver el puntaje fue de 21405. Nada mal.

Conclusiones

Después de una semana de uso del equipo, fue difícil volver a acostumbrarme a mi laptop tradicional (que no es exactamente un equipo de oficina). Y es que la experiencia de uso en general del ROG G751JY es muy cómoda en todos los sentidos. Su rendimiento potencial llega sobrado a las tareas más tradicionales y a las más complejas; este servidor lo utilizó para trabajar en el día a día, para tareas de ocio más livianas como ser ver videos por streaming o bien para jugar GTA V al máximo de detalle y sin demoras ni procesos a tropezones por causa de un embotellamiento de datos en el procesador (que es lo normal en casi todos los laptops). ¿Mencioné también que el equipo arranca en 30 segundos? Ahora lo hice.

En su diseño externo, quizás lo único que desentona es la calidad de sonido de los parlantes,no muy diferente ni especial al lado de los de su género (léase: laptops) pese a que incluye un subwoofer. La batería tampoco es para tirar cohetes; en condiciones de uso normal y con el perfil de energía “Equilibrado”, su duración no sobrepasó las 3.5 hrs. Y obviamente, para nadie es cómodo moverse con una mole de 4.5 kilogramos en la espalda, aunque tampoco se trata de una tarea titánica. Aunque claro, lo más normal para sus afortunados dueños será adquirir la mochila especial de Asus para equipos de 17 pulgadas.

Ahora bien, ¿a quién está enfocado el ROG G751JY? Porque claramente, por su precio (alrededor de USD $2300) se trata de un aparato de lujo y por los lujos siempre se paga un precio extra. Es cierto que con menos dinero se puede conseguir un equipo de escritorio con mejores especificaciones, pero ese equipo no podrá usarse en un viaje aburrido para jugar con una calidad visual mejor que la de una consola de nueva generación, como si fuera lo más normal del mundo. Que es para lo que está hecho este equipo.

Lo imperdible:

  • Diseño muy ergonómico, silencioso y de excelente ventilación
  • Rendimiento en juegos y tareas exigentes superior a la media
  • Calidad de imagen de la pantalla

Lo impresentable:

  • El sonido de los parlantes no es nada especial
  • La duración de la batería, aún para un equipo de estas prestaciones, se queda corta