Rock Band 4 A primera Vista #E32015

Rock Band 4 A primera Vista #E32015

El Rock Band de siempre. La fiesta de siempre.

Reconozco que tengo una debilidad por Rock Band. Si bien ya no lo juego de forma frecuente y tengo los instrumentos guardados, cada vez que lo veo conectado por ahí y listo para llegar y tocar, me cuesta resistirme a “solo una canción”.

Rock Band 4 estaba en E3 y fue una situación similar. El juego estaba en dos partes distintas dentro de la feria y las filas no eran en extremo largas, por lo que pude tocar varias canciones y echarle un vistazo a las novedades que están principalmente en la guitarra y sus solos.

Harmonix implementó un nuevo estilo de solos de guitarra de estilo más o menos libre, con ciertos esquemas predeterminados dependiendo de las figuras que se vean en pantalla. A veces pueden ser martilleos donde hay que golpear los botones de la parte alta y baja del mástil. Otras veces puede ser algo así como “acoples”, simulando la acción de poner la guitarra frente al amplificador y dejar que el feedback -virtual- haga lo suyo.

Las diferentes combinaciones de teclas dan como resultado diferentes sonidos; a veces pueden ser sucesiones muy rápidas de notas, otras veces sonidos más bluseros o melódicos que acompañan la canción.

Las nuevas nomenclaturas de los solos de guitarra estilo libre

Ahora bien, dentro de la feria como tal y su “apuro” no se me hizo tan fácil asimilar los conceptos; el solo hecho de que tuviera que ceder mi lugar al siguiente en la fila hacía que quisiera siempre aprovechar al máximo los minutos y tocar lo mejor posible. Sin embargo, los desarrolladores de Harmonix aseguran que el sistema no es complejo de entender y que, en el caso de que no guste, siempre se puede desactivar.

Aún así, veo difícil que cuando tenga la versión final en mis manos, lo haga. Por el sistema de estilo libre fomenta algo que de alguna forma siempre fue ultra rígido en los juegos musicales: la improvisación. Después de tocar enésimas veces una misma canción, es posible que alguien quiera hacer algo diferente. Tal vez cambiar una pequeña nota aquí o allá, o que se yo. Rock Band 4 permitirá hacerlo, aún dentro de sus limitaciones.

La cuarta parte de Rock Band no parece que vaya a ser una gran revolución sino más bien una extensión de lo que la franquicia ya era, sumándole todo su legado en forma de instrumentos de plástico (los nuevos instrumentos parecen ser algo más firmes, eso sí) y DLC reutilizable. Sin embargo, el solo hecho de mantener su línea de siempre marcó la diferencia con Guitar Hero Live dentro de la misma feria: el juego de Activision es, ante todo, un ejercicio en solitario.

Rock Band 4, por su parte, continua con el espíritu de fiesta que tan bien resultó antes. Prueba de ello fueron los high five con el resto de la banda; absolutos desconocidos, de diferentes países y que nunca antes se habían visto, tocando una canción en conjunto y pasando un buen rato al ritmo de Def Leppard, Green Day o Pantera. Rock Band, ni más ni menos; cuando salga, lo voy a comprar.