Policía de Reino Unido usó reconocimiento facial sin consentimiento en un concierto

Policía de Reino Unido usó reconocimiento facial sin consentimiento en un concierto

Durante un concierto en el Reino Unido, la policía utilizó reconocimiento facial a todos los asistentes para identificar a criminales. La gente no fue avisada que sería grabada.

Probablemente recuerden alguna película o serie de televisión, en donde desde un satélite en el espacio, logran identificar a una persona por medio de su rostro. Es una situación de ciencia ficción, que podría tener implicaciones legales importantes en el mundo real. Bueno, pues no hay que esperar más, el reconocimiento facial remoto ya es una realidad y se está usando en eventos masivos.

En Gizmodo reportan que en el Reino Unido, durante el festival de música Download, la policía utilizó tecnología de reconocimiento facial a los asistentes del concierto, sin su conocimiento.

Según la policía, el reconocimiento fue usado para detectar a bandas de crimen organizado que asisten a este tipo de eventos masivos para robar teléfonos celulares. La forma en que opera el software, es comparando las imágenes capturadas contra una base de datos de las autoridades. Aunque la intención es buena, la forma de hacerlo es totalmente invasiva.

Por desgracia, no se trata de hechos aislados o tecnologías de paso; ya que en otros países ya se empieza a utilizar, especialmente en los Estados Unidos. Aunque, hasta donde sabemos, no se había usado en forma masiva, como un concierto.

Las consecuencias de esta forma de espionaje, podrían no ser del todo agradables. Ya que, aunque en teoría las grabaciones se usan para identificar maleantes, las posibilidades de que ese material no sea destruido después, son muy grandes. ¿Y si ese material cayera en las manos equivocadas? Un mundo de extorsiones o chantajes estaría a la vuelta de la esquina. ¿Se imaginan esto en nuestros países Latinos?

Si antes nos daba miedo pensar que Google sabe todo de nosotros o que nuestras conversaciones en Gmail pueden ser interceptadas, hoy debería de aterrorizarnos saber que diversas instituciones nos están grabando sin darnos cuenta. El verdadero, y nada divertido, Big Brother está aquí.