La caída del satélite Centenario

La caída del satélite Centenario

México perdió en mayo al satélite Centenario en un estrepitoso accidente en el lanzamiento. ¿Por qué ocurrió y cómo afectará su pérdida?

La madrugada del sábado 16 de mayo, el lanzamiento de un cohete Protón de la empresa International Launch Services con el satélite Centenario para la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, el cual sería administrado por Telecomm Telégrafos, tuvo una anomalía en la separación de su tercera etapa Breeze-M la cual tuvo por resultado la desintegración del satélite en nuestra atmósfera.

Centenario, diseñado y construido por Boeing durante el 2013, contaba con un reflector de banda L de 22 metros para dar servicio a usuarios con necesidades de comunicación móvil para varias dependencias del gobierno mexicano. Centenario se habría convertido en el segundo satélite del nuevo Sistema Satelital Mexicano que se diseñó para sustituir al Sistema Solidaridad.

Anomalías de la Industria Espacial Rusa

La falla de Centenario se une a una serie de fallas de las lanzadoras rusas que en los últimos años han dejado a varios países y aseguradoras con deudas. Menos de un mes antes, una lanzadora Rusa falló en dejar carga científica y alimentos para los astronautas que se encuentran en la Estación Espacial Internacional.

El Protón es un cohete singular, originalmente diseñado como Misil Balístico Intercontinental ha sido lanzado en 401 ocasiones. Hasta el año 2009, se consideraba el cohete más seguro del mercado comercial. En los posteriores 5 años ha fallado ya en 8 ocasiones, un 25% del total de sus lanzamientos, y es actualmente la lanzadora menos segura del mercado.

En su último desastre, la que le costó 390 millones de dólares al Gobierno de México, el error se presentó en una turbobomba del motor de la tercera etapa. Al parecer, de acuerdo al documento presentado por la Agencia Espacial Rusa, las altas temperaturas hicieron que un rotor de la turbobomba fallara y evitó que la tercera etapa pudiera realizar sus maniobras de forma correcta. El resultado de esta falla fue la caída catastrófica y desintegración total de los equipos que se encontraban acoplados a la tercera etapa.

Esta investigación flash, permite que Rusia pueda continuar con sus lanzamientos de Protón luego de que tuviera que detener los lanzamientos de sus dos lanzadoras más importantes. El cambio generacional de la Industria Espacial Rusa ha impactado de forma significativa sus controles de calidad y es por ello que se han visto estas fallas tan importantes en los últimos años.

Con la competencia comercial de los Estados Unidos, los bajos precios de lanzamiento de China, India y de Ariannespace, Rusia se pone en una posición compleja en el mercado de lanzamientos. La reforma espacial Rusa ha sido uno de los primeros pasos para asegurarse de no perder el liderazgo en lanzamientos contra la competencia internacional. Entre los grandes cambios se encuentra la privatización del sector espacial Ruso, de la baja de Protón (estimada para el 2025) y de la aceleración de la implementación de su nueva lanzadora Angara.

La caída del Centenario

Todas las misiones espaciales, debido a su complejidad, están debidamente aseguradas y se contempla un reemplazo en su totalidad en caso de accidente. Centenario no fue la excepción y su póliza de seguro nos asegura que nuestros impuestos que se quemaron en la atmósfera se reintegren y se pueda reemplazar con un nuevo satélite, que de acuerdo a los tiempos de respuesta de la empresa Boeing podría ser entregado a finales de 2016.

El Sistema Satelital Mexicano, fue diseñado con un backup para Centenario, el satelital Morelos III. El satélite gemelo de Centenario, lleva más de un año finalizado y en el almacén de Boeing en California esperando ser lanzado por un vehículo Atlas V durante el último trimestre de este año

¿Cómo se ve impactado México por la pérdida de Centenario? Este satélite de banda L, daría comunicaciones seguras a las dependencias de seguridad nacional de México, por lo cual su dependencia de tecnologías satelitales fijas y de carriers se mantendrá al menos hasta el próximo año fiscal.

Es importante mencionar que un porcentaje importante del costo del Sistema Satelital Mexicano fue pagado por el Banco de Importaciones y Exportaciones de los Estados Unidos (EXIMBANK) y que por lo tanto los procesos internos y datos transmitidos pueden ser auditados en cualquier momento por dependencias de seguridad de los Estados Unidos. Esto impacta de buena forma las comunicaciones seguras de México y seguramente podría traer resultados negativos si las auditorías americanas son estrictas en los usos de los equipos satelitales.

El Sistema Satelital Mexicano actualmente se encuentra trabajando con el satélite Bicentenario, un satélite de comunicaciones fijo en banda Ku que sirve para dar conectividad a dependencias gubernamentales y sirve como componente importante del programa México Conectado de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes. El Sistema Satelital Mexicano está a cargo de Telecomm Telégrafos que depende de la SCT.