Ejército de Estados Unidos adopta al proyecto de la moto voladora Hoverbike

Ejército de Estados Unidos adopta al proyecto de la moto voladora Hoverbike

El nuevo modelo desarrollado de Hoverbike se utilizaría para labores de vigilancia y exploración.

¿Recuerdan el extraño proyecto Hoverbike presentado hace más de tres años? aquel loco invento desarrollado por el neozelandés Chris Malloy, quien tuvo la idea de construir una aeromoto birotor, a medio camino entre la tabla de Marty McFly en Back to the Future Part II y los Speeder Bike de Star Wars, resulta que acaba de ser cobijado por el Ejercito de Estados Unidos, quienes buscan poder darle alguna aplicación militar a este prometedor medio de transporte.

De acuerdo con un reporte de la Agencia Reuters, Malloy Aeronautics, la compañía creativa detrás de estas naves, ha firmado un contrato con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para desarrollar su propia flotilla, para implementarse supuestamente en actividades de vigilancia y exploración.

(C) malloyhoverbike’s

Desde su concepción hasta la fecha se han desarrollado diversos modelos y evoluciones de la Hoverbike, pasando de un prototipo de dos rotores a uno de cuatro, logrando ejecutar algunas actividades de transporte y conducción interesantes, como su anterior éxito, en donde hicieron que la nave funcionara a la perfección con un robot a cuestas.

Para hacer realidad esta nueva etapa en la historia de su creación, Malloy realizó una alianza estratégica comercial con SURVICE, una firma especializada en contratos para el sector de seguridad y defensa nacional en Estados Unidos. Desde hace meses se venía especulando sobre la posibilidad de esta unión, aunque se abordaba con cierto escepticismo por parecer más propio del terreno de la ciencia ficción.

La virtud del proyecto Hoverbike es que se trata de una tecnología que puede desarrollarse a diferentes escalas de dimensiones, y podría aplicarse tanto para ser operada por un conductor, al igual que podría controlarse remotamente; lo que la convertiría en una herramienta de doble utilidad, ya sea como un transporte tripulado de exploración/vigilancia o como dron.

Por desgracia la venta al público general acaba de volverse menos probable.